Opinión

Los obispos y el resultado electoral

José Luis Martínez Almeida renovando el voto de la Villa a la Virgen de la Almudena. Foto,: Ignacio Arregui
photo_camera José Luis Martínez Almeida renovando el voto de la Villa a la Virgen de la Almudena. Foto,: Ignacio Arregui

La próxima semana se celebrará la Asamblea Plenaria de los obispos de otoño, que igual es más de invierno. E inevitablemente en público, y en privado, se hablará del resultado electoral que afectará sin duda a la Iglesia, y a los católicos.

Habrá tiempo para sacar conclusiones más pausadas. Pero hay algunos datos que están ahí y no pueden ser obviados, a no ser que se viva en otro país, y en otra España.

El primero, según ya anunció Pedro Sánchez en la noche electoral, es más que probable que tengamos un gobierno de progreso, con Unidas Podemos, Más País, y el apoyo indirecto de los nacionalistas radicales. Un PSOE de Pedro Sánchez, gobierno personalista, que no ha conseguido lo que pretendía con la convocatoria
electoral.

Si tuviéramos que ir a otras elecciones, entonces la política española sí que necesita un discernimiento moral a fondo.

Un gobierno de progreso será un gobierno ortodoxo en lo económico –Europa marca la pauta-, entregado al secesionismo en lo territorial, y especialmente beligerante contra el cristianismo, aunque se venderá como social. Es decir, apertura al tema de emigración en el plano mediático publicitario.

Pero no olvidemos el programa electoral: denuncia de los Acuerdos Iglesia- Estado, ley de eutanasia, acoso a la educación concertada, inmatriculaciones, IBI…Vamos, menos libertad.

Pero esto ya lo sabían los obispos desde hace mucho. Y ya se ha visto cuál es su posición-estrategia y los resultados que están dando las conversaciones privadas, las reuniones de asesores todos ellos de cristianos socialistas, del PSOE histórico y Podemos.

Por cierto, ánimo con la elección de presidente de la Conferencia Episcopal en marzo, con una izquierda nacionalista que ha crecido, una Cataluña fragmentada con un radicalismo en alza que va a dar la batalla hasta el final. Cuestión que no solo divide a los catalanes sino que produce pasiones en el resto de España.

La lección de lo que le ha pasado a Ciudadanos parece clara. La soberbia del líder, su concentración de poder interno, pasa factura. Y, sobre todo, que las ambigüedades, en la política y no solo en la política, al final se pagan. El centro, sobre todo el centro izquierda, se diluye. Bueno, un centro izquierda líquido en
cuestiones antropológicas.

Y llegamos a la derecha. El PP esterilizado ha subido, pero ha visto como le ha crecido una derecha que grita sin complejos. El PP que se ha puesto de perfil de determinadas cuestiones que movilizan a sectores sociales, también los temas antropológicos. Ahora ha visto como la identidad y la claridad han creado una
nueva derecha social, quizá efecto de lo que pasa en Europa. Por cierto que se confiesa mayoritariamente como católica.

VOX. Subida electoral, ojo con el perfil de los votantes, sobre todo de los jóvenes. Un dato añadido de los nuevos diputados de VOX como ejemplo. La Asociación Católica de Propagandistas cuenta con dos diputados en el Parlamento, uno por Cádiz y por Sevilla. Los dos de VOX. El miembro de la ACdP de
Ciudadanos, de la pasada legislatura, se queda en casa.

Pero no es solo esta Asociación católica. Diputados hoy de VOX, como la de Ávila, confiesan sin rubor que van al parlamento a defender a la vida y la familia. En el debate entre los líderes en televisión, el único que habló de las raíces cristianas de Europa fue Abascal, y en la noche electoral el que dijo que estaba ahí
para defender la vida y a la familia fue Abascal.

¿Qué va a pasar cuando el discurso de los denominados por Benedicto XVI principios irrenunciables sean defendidos por VOX en el parlamento? ¿Una monopolización de ese discurso por VOX, partido que además es proactivo en el tema de la inmigración con un imaginario de contradicciones? Cuando VOX defiende la unidad de España aduce razones históricas y morales, ¿van los obispos a demonizar al partido que defiende lo que el magisterio afirma en varios de los temas de la política anzuelo?

Es cierto que ha habido contactos con VOX en el entorno mediático de la Conferencia Episcopal, pero tarde o temprano tendrán que abrir una vía de relación institucional hoy inexistente, más allá de las relaciones personales.

Recordemos que cuando VOX nació sus líderes visitaron a algunos obispos, suponemos que para pedir oraciones. Ya se ve el fruto que esas oraciones han producido…

Ah, y no se olvide alguien de mandar los datos a Roma. Los católicos españoles. Me estoy acordando de la pastoral del Cardenal Ciriaco María Sancha de 1899 al clero y a los católicos sobre la unidad de los católicos y la obediencia a los pastores…

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable