Opinión

Un monseñor en Unidas Podemos

Unidas Podemos.
photo_camera Unidas Podemos.

La noticia circula por los mentideros de la Villa y Corte. Ha sido la gran exclusiva de las Navidades. Hay un monseñor, dedicado a auxiliar, que se ha hecho capellán de Unidas Podemos. Está encantado incluso de haber conseguido que en el pacto entre Sánchez e Iglesias no haya referencia alguna a la denuncia de los Acuerdos entre la Iglesia y el Estado.

Nuestro monseñor suele hacer gala de sus buenas relaciones con la familia Iglesias, algo así como su confesor de cabecera. Es lógico, después del chalet de Galapagar, lo que necesita esta joven familia es un prelado doméstico.

Pero los buenos oficios de nuestro obispo “coram” Podemos, en el sentido de cercano a Podemos, -que no es que tenga carnet de esa formación política-, no solo se circunscriben al Círculo de Espiritualidad de los podemitas. Ha servido de punto de encuentro con el Grupo Federal de los cristianos socialistas y los de Podemos. En varias ocasiones incluso les ha reunido en un entorno neutral.

Hasta tal punto son eficaces sus oficios, que hay quien dice que el reciente comunicado de los socialistas cristianos y el círculo de espiritualidad de Podemos, alabando el gobierno de Pedro Sánchez, tiene la bendición apostólica de nuestro monseñor in partibus infidelium.

Nuestro monseñor, emplazado en los márgenes izquierdos del río político, insiste en que cuenta con el aval de las más altas instancias, y que ha recibido la misión del cielo de calmar las ansias anticlericales de una izquierda que vuelve por sus fueros.

Según cuentan, en la Conferencia Episcopal tienen puntual conocimiento de los puentes de nuestro monseñor arquitecto, de sus buenos oficios, de sus éxitos pastorales.

Hay quien apunta incluso que sería estratégico proponer su nombre para el futuro. Y así tendríamos no solo un gobierno social en España, sino un triunvirato social, Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y nuestro monseñor áulico. ¿Quién dijo que la Iglesia no tenía interlocutor con el nuevo gobierno?
¿Quién dijo que peligra la educación católica concertada, la clase de religión, la antropología cristiana, los bienes de la Iglesia, los Acuerdos Iglesia-Estado, la libertad de la Iglesia…?

Me perdonarán que no dé el nombre para no estropear su trabajo. No sería bueno desvelar su identidad para no disponerle en contra de nadie y que así pueda seguir con sus buenos oficios.
Tranquilos, el futuro está garantizado. Ahí está nuestro monseñor, preparado y dispuesto a todo. ¡Qué suerte tenemos!

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable