Opinión

El “marrón” de Giménez Barriocanal

Fernando Giménez Barriocanal. ÁLVARO GARCÍA FUENTES. (@ALVAROGAFU)
photo_camera Fernando Giménez Barriocanal. ÁLVARO GARCÍA FUENTES. (@ALVAROGAFU)

Está claro que al Vicesecretario General de la Conferencia Episcopal Española, don Fernando Giménez Barriocanal, le ha caído el “marrón” del siglo. Pero tengo que confesarles que hay que estar tranquilos, porque si hay alguien que sabe salir de esta situación es el profesor Giménez Barriocanal. Algunas veces he llegado a sospechar que se le aparecía por la noches nuestro recordado don Bernardo. Se lo aseguro.

Si no pareciera una figura retórica, me atrevería a escribir que pueden pasar trienios, cuatrienios, y demás familia, que mientras que la Vicesecretaría económica esté en buenas manos, hay una garantía de que lo que tiene que funcionar, funciona.

Otra cosa son las diversas opiniones, legítimas cuando están argumentadas, sobre determinadas orientaciones y decisiones. Nadie es perfecto y nadie puede decir que nunca se equivoca. Perfectus Deus, perfectus Homo.

Pues en estas estamos cuando ha tenido que salir a hablar de dineros en el peor momento para relacionar Iglesia y dinero. Es cierto lo que dice, que lo que tiene la Iglesia es para darlo.

Pero también que el flujo del dinero de la Iglesia depende, en gran medida, de los fieles. Y a los fieles ahora hay que pedirles un añadido servicio de generosidad, en el nivel micro y en el macro. No hay más que ir a misa estos días para ver, y escuchar, a los párrocos hablar de economía doméstica. La cifra de cuarenta millones de euros que la parroquias han dejado de recibir en estos dos meses produce escalofríos.

Pero el motivo por el que Giménez Barriocanal se acercó a los medios fue la presentación de los datos de la parte de la memoria de actividades de la Iglesia en 2018. Las cifras son buenas, hay algún índice proporcional que apunta algo no tan bueno. Pero claro, los guarismos han quedado desfasados.

Lo interesante es el libro “Principales cifras de la economía de la Iglesia Católica en España. Año 2018” y los datos detallados que contiene.

Permítanme que, en voz alta, me haga algunas preguntas sobre números que aparecen en ese volumen, que contiene los resultados y la aplicación de la asignación tributaria de 2018. 

En el resumen de los empleos de la asignación tributaria de 2018 se dice que la cifra dedicada a retribuciones de señores obispo es 2.322.505,75. ¿Cuántos obispos hay en España?

También se dice que la Conferencia de religiosos recibe 1.075.145,16. ¿Estamos hablando de la CONFER? ¿Cuál es el motivo por el que la CONFER, formada en su Asamblea por representantes de las Congregaciones religiosas, recibe este dinero? ¿Los Acuerdos Iglesia-Estado? ¿La relación entre CEE-CONFER? ¿Saben los católicos españoles qué es y qué hace la CONFER? Si la CONFER recibe esa cantidad de dinero, ¿qué reciben los movimientos y las asociaciones de fieles de la Iglesia?

No es baladí el dinero que se gasta la Conferencia Episcopal en Campañas de comunicación y Plan de trasparencia, 5.130.734,38. Todo el mundo entiende que las ratios de retorno serán las adecuadas.

De los otros capítulos hay curiosidades, como por ejemplo lo que reciben directamente las diócesis. ¿Qué pasa con Barcelona? O lo destinado a las Facultades eclesiásticas, San Dámaso la que más. Suponemos que eso repercutirá positivamente en las matrículas de los alumnos. Vamos a dejar a parte el dinero que le da la CEE directamente a la Universidad Pontificia de Salamanca, que dicen es destinado mayoritariamente a becas.

Otras curiosidades publicadas. La representación oficial al Encuentro Mundial de la Familias en Dublín costó 80.828,92 €.  No era menor la representación oficial. La Acción Católica General recibió una ayuda ese año de 62.305,32 €. Curioso. Los gastos de la Delegación española JMJ-Panamá 2019  fueron 44.928,27 €. Bueno, cruzar el Atlántico.  En fin.

A lo que íbamos. Con el equipo de la Vicesecretaría de Asuntos Económicos, los “marrones” son menos “marrones”. Al tiempo.

                          

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable