Opinión

Lo que la Iglesia se juega el 10N

Elecciones generales.
photo_camera Elecciones generales.

Volvemos a las urnas el próximo domingo. Cuatro veces en cuatro años, una situación inédita en la democracia española. Y de nuevo aflora la pregunta sobre el voto de los católicos, también llamado voto en conciencia o voto responsable, por ser plurales.

¿Hasta qué punto los principios de la doctrina social católica influyen, van a influir, en las próximas elecciones? Si la fe no afecta a todos los ámbitos de la vida corre el riesgo de convertirse en una ideología. Por lo tanto, se trata de tener claros cuáles son los principios que van a influir en el voto, qué ofrecen los partidos políticos, cuál es el contexto general en el que se vota y cuál lo que está en juego.

La Conferencia Episcopal sigue en el permanente mutis por el foro en una situación política y social que no se había dado hasta ahora.

Sin embargo, el cardenal Cañizares, que tiene buen olfato, ha dado un paso al frente y ha sacado una nota con una perspectiva original. Pedir la oración para…Y ahí incluye los criterios del voto en conciencia. Vamos a ver cuántas provincias eclesiásticas más le siguen.

Se supone que los principios de la doctrina social católica no han cambiado. Ahí están. Su valor, por otra parte, no radica en que los recuerden los obispos sino en la naturaleza de su propuesta.

Es cierto que hay instituciones de Iglesia que han emitido comunicados sobre las elecciones del próximo domingo. Comunión y Liberación ha hecho público un escrito que me parece muy pedagógico, aunque demasiado centrado, quizá, en algunas cuestiones, al tiempo que olvida otras. ¿Qué significa ese olvido? Por ejemplo, las antropológicas –ideología de género…- u otras que tienen que ver
con el Estado y el papel de la ley.

Cáritas vuelve a apostar por lo que hace referencia a su ámbito de actuación. Su amnesia sobre otras materias es tan frecuente y clamorosa que vamos a dejarlo.

Y en esas estamos cuando el PSOE de Sánchez da un paso más y mete en el sistema la denuncia de los Acuerdos con la Santa Sede. Añade la gaseosa promesa de que “impulsaremos un nuevo acuerdo bilateral entre ambos Estados, basado en el principio de laicidad, para mantener unas relaciones de cooperación moderna con la Iglesia Católica”.

¿A quién quieren engañar? Como si la cooperación que amparan la Constitución Española de 1978 y los actuales Acuerdos –no desarrollados en su plenitud- no fuera moderna. ¿Qué significa moderna? Lo que Sánchez dice que es moderna.

Piensen los lectores en un gobierno del PSOE con Unidas Podemos, Más caña, ERC, EH-Bildu para temas como eutanasia, ideología de género, Ley nueva de Memoria histórica, acoso a la enseñanza concertada…

También están los refugiados, los excluidos, la pobreza, la economía, la ecología... En estas materias, ya sabemos, políticas internacionales, lo que viene de Europa, el sistema económico.
Los temas son los mismos, pero el volumen este 10N no lo es.
A votar pues en conciencia.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable