Opinión

La Iglesia en Madrid retratada

El cardenal Rouco Varela.
photo_camera El cardenal Rouco Varela.

Mucha calma, que no se me ocurriría ahora hablar de la diócesis de Madrid en el presente. Lo que me parece interesante es dar noticia del contenido de un libro, librito quizá, aunque de casi doscientas páginas, que acaba de publicarse, editado por el Cabildo metropolitano, con un autor de lujo, Joaquín Martín Abad.

Su título es “La Iglesia en Madrid. Esbozo de una historia”, ampliación de una conferencia que don Joaquín pronunció con motivo del 25 aniversario de la dedicación del templo catedralicio por el Papa Juan Pablo II. En un ciclo en el que don Luis Domingo habló sobre Casimiro Morcillo, el obispo del apostolado seglar y del Primer Plan Pastoral diocesano.

¿Por qué cito este dato? Porque algo de lo que se deduce de este libro es el incomprensible hecho de que no exista una biografía de monseñor Casimiro Morcillo. Sabemos que circula un ejemplar fotocopiado de unas memorias de don Casimiro sobre todo de la época del Concilio. Autógrafo que bien merecería su publicación por el alto valor histórico. Pero no tenemos una biografía de conjunto
de un arzobispo sin el cual no se entendería, aún hoy, la diócesis de Madrid. Mucho se habla del cardenal Tarancón, del cardenal Suquía y del cardenal Rouco en Madrid, quizá habría que hablar más de don Casimiro.

Otro de los datos curiosos de esta historia, por cierto, muy actualizada bibliográficamente, aunque con algún desnivel de utilización de fuentes, es el hecho de que el autor se pregunte si el asesinato del primer obispo de Madrid, monseñor Narciso Martínez-Vallejo Izquierdo, el 19 de abril de 1886 a manos del cura Cayetano Galeote y Cotilla, no sería objeto del inicio de su causa de canonización a partir de lo dispuesto por el Papa Francisco en su Carta Apostólica en forma de Motu proprio “Maiorem hac dilectionem” sobre el ofrecimiento de la vida.

Por cierto que la historia del cura Galeote es de novela, y, si no, que se lo digan a don Benito Pérez Galdós, por eso de la efeméride. Y no voy a hacer el chiste fácil sobre curas que matan a sus obispos.
De la época del cardenal Rouco se ofrecen interesantes datos estadísticos de series clarificadoras de lo que hizo. Aunque quedan un poco en la sombra figuras claves, como la del recordado monseñor Eugenio Romero Pose que, esperemos, algún día se inicie su causa de canonización. Sin lugar a dudas, este “La Iglesia en Madrid. Esbozo de una historia” es un gran servicio. 

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable