Opinión

Con Vox se armó el belén

Santiago Abascal, líder de Vox
photo_camera Santiago Abascal, líder de Vox

El tema de nuestro tiempo es… Vox. Hasta el punto de que, si es verdad lo que dicen los medios, el cardenal Antonio Cañizares, en una jornada conclusiva sobre la Transición,  ha aclarado que la formación de Santiago Abascal es de derechas, no de extrema derecha.

Y ha añadido que “estamos en una democracia y por tanto, todo partido que se forma tiene derecho a participar”. Vox, por tanto, es una formación política “totalmente constitucional”.

Ergo, y esto no lo dice el cardenal Cañizares, un católico puede votar tanto a Vox como al PP, o al Partido conservador, si es que lo hubiera. O si el PP pasa a serlo en esta nueva etapa.  

Es lógico que ahora se produzca este debate. Y también lo es que, por ausencia de la pregunta en y por los medios quizá, no se haya producido otro debate previo: preguntar a los obispos, -y digo obispos porque es a quienes se les suele preguntar estas cosas-, si un católico puede votar a Podemos.  Aunque solo sea para aclarar las ideas. O  sacar las consecuencias de lo que significa colaborar con la formación de Pablo Iglesias en las ciudades en las que gobierna.

Por cierto, les prometo una columna sobre el libro-dialogo de E. Juliana con Pablo Iglesias, y las referencias a la Iglesia y al Papa. No tiene desperdicio.

Pero volvamos al tema que nos ocupa. Es cierto que, en los últimos días, proliferan las noticias y los artículos sobre Vox y los católicos y el voto católico. Es posible que estemos en un nivel de análisis de carácter especulativo, porque en la práctica es innegable que hay católicos que han votado a Vox.

Claro que a ese voto, ahora que estamos en tiempo de caza y captura de votos, se le ha empezado a denominar el “voto católico conservador” o de los movimientos conservadores de la Iglesia. Para algunos ámbitos pensar debe dar mucha pereza.

En el terreno de las ideas, me ha gustado siempre leer al catedrático de Filosofía de Derecho de Sevilla, Francisco José Contreras, quien por cierto dice cosas que muy pocos se atreverían a decir.

Parece, por sus muchos escritos de última hora, que Contreras está en campaña para aclarar que no solo no hay contradicción entre votar a Vox y ser católico, si no todo lo contrario. Vendría a afirmar incluso que la formación emergente es la que mejor se adecua al pensamiento católico. 

Para seguir profundizando en esta cuestión, hay que recordar también lo que dijera el Secretario general de la Conferencia, monseñor Luis Argüello en una entrevista radiofónica. Señaló que “me preocupa el escenario con Vox y también las reacciones hacia Vox”, a lo que añadió una referencia al tema de la inmigración.

Da la impresión de que esta cuestión va a tener un largo recorrido que, una vez más, supondrá un debate interno en la Iglesia. Si así fuera, al menos percibiríamos que la cosa se mueve. Incluso este debate puede hacer que los obispos, ante unas próximas elecciones trascendentales, saquen una nota.  

Es cuestión de esperar…

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?