Opinión

Católico, periodista, carlista y… mártir

Fructuoso Pérez Márquez.
photo_camera Fructuoso Pérez Márquez.

Tuve una profesora de historia de España en la Facultad de periodismo, mi recordada María Teresa Aubach, que solía repetir en clase que para entender el siglo XX español había que conocer a fondo el XIX. Quizá ahora añadiría algo así como que el XXI es una prolongación del XX.

En el libro de historia de las relaciones entre prensa y política en la II República, Antonio Checa Godoy, dice que en Almería existía una publicación “La Independencia”, que dirigía Fructuoso Pérez Márquez, “en el que se percibe muy bien esa evolución del puro integrismo al carlismo, esto es, la evolución hacia una militancia política netamente antirrepublicana. Pérez Márquez sería fusilado durante la guerra”.

Para que veamos cómo se escribe la historia. Esta pasada semana el Papa Francisco ha autorizado la publicación de los decretos de martirio de 27 nuevos beatos de la persecución religiosa en España de inicios del siglo XX. Expresión esta que es verdad pero que no sé si dice toda la verdad. Entre ellos el de Fructuoso Pérez Márquez. 

Su biografía es apasionante. Un periodista, editor y director de un periódico, adscrito a una especie de cadena de prensa del carlismo, mártir de la persecución religiosa, no por sus ideas políticas sino por su testimonio de fe y defensa de la Iglesia.

De su biografía podemos destacar que cursó estudios en el Seminario de Almería y llegó a ser terciario dominico. Al proclamarse la República escribió: “Somos quienes éramos. Estamos donde estábamos. En primer término, católicos, apostólicos, romanos. Nuestra actuación, con Monarquía o con República, será en adelante lo que ha sido hasta hoy; por encima de todas las cosas, Dios y la Iglesia,
cuyas doctrinas y mandatos acatamos ciegamente”.

En el “Diccionario Biográfico de Almería”, Víctor Hernández cuenta que el beato Fructuoso “viajó a América junto a su tío, el canónigo Andrés Márquez, y, a su regreso a Almería, comenzó a trabajar como redactor en “La Independencia”, periódico del que pasaría después a ser administrador y, finalmente, su más importante director, además de compartir su propiedad en una importante etapa.

Su carrera como periodista de prestigio se fue labrando con trabajos de calidad y rigor, que fueron popularmente reconocidos, llegando a cubrir viajes de destacados personajes almerienses, como el del alcalde Emilio Pérez a la Exposición Universal de Barcelona, y la visita del rey Alfonso XIII”.

Como se ve, la referencia de Checa Godoy deja mucho que desear. Los periodistas tendremos un Beato que también fue periodista. Un periodista mártir que bien puede servir de ejemplo para este momento de nuestra historia. Esperemos que a los responsables de la beatificación no se les pase esta biografía, y este ejemplo de católico y periodista.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?