Opinión

Añoranza de Fraternidad

Sede de la ONU en Estados Unidos.
photo_camera Sede de la ONU en Estados Unidos.

“Gracias a todos por apostar por la fraternidad, porque hoy la fraternidad es la nueva frontera de la humanidad. O somos hermanos, o nos destruimos mutuamente”

“Hoy no hay tiempo para la indiferencia. No nos podemos lavar las manos. Con la distancia, con la prescindencia, con el menosprecio. O somos hermanos —permítanme—, o se viene todo abajo. Es la frontera. La frontera sobre la cual tenemos que construir; es el desafío de nuestro siglo, es el desafío de nuestros tiempos”.

“Fraternidad quiere decir mano tendida, fraternidad quiere decir respeto. Fraternidad quiere decir escuchar con el corazón abierto. Fraternidad quiere decir firmeza en las propias convicciones. Porque no hay verdadera fraternidad si se negocian las propias convicciones”.

“Somos hermanos, nacidos de un mismo Padre”.

Esa palabra “Padre”, es la referencia a Dios en el mensaje del Papa con motivo del primer día internacional de la fraternidad humana, instaurado por le ONU.

La ilusión, y los esfuerzos del Papa para que haya paz en esta tierra son muy comprensibles, y están lógicamente enraizados en el anhelo de Cristo de que todos seamos uno con Él, como Él y el Padre son Uno.  Pero, viendo el panorama actual cabe preguntarnos: ¿El que tiende la mano, el que acoge la mano tendida, tiene hoy la conciencia de ser criatura, hijo de Dios Creador y Padre? Sin Cristo, esa conciencia se diluye hasta desaparecer; y Cristo apenas se nombra.

El pecado de Adán y Eva, fue seguido por el pecado de Caín, que mata a su hermano Abel por envidia.  Y nos lleva a hacernos una pregunta muy seria: ¿Podemos de verdad amar a los demás, ser hermanos de verdad todos los hombres, si no nos arrepentimos de nuestros pecados, y pedimos perdón al Señor de todo corazón?

Un hermano que hace mal a su hermano, si no se arrepiente y pide perdón, nunca tendrá verdadera fraternidad con ellos. Y yo me pregunto: ¿Qué fraternidad, por muy banal que sea, puede haber en una sociedad que, además de olvidar a Cristo, Dios y hombre verdadero, destroza a sus hermanos por nacer? En una sociedad que concede derecho de matar a un hermano ¿qué fraternidad puede existir?  El aborto es un auténtico crimen contra la fraternidad humana, además de serlo contra el mismo Dios, de quien deberíamos ser todos buenos hijos, y con Quien todos deberíamos ser buenos hermanos.

Que en algún momento, una futura madre desesperada, o sufriendo algún trauma psíquico, decida abortar, es otra cuestión: Tarde o temprano se arrepentirá, y Dios le perdonará, dándole paz y serenidad, y viendo a su hijos gozar de Dios en el cielo. Pero ese no es el caso en la campaña de fraternidad en marcha en el mundo.

¿Qué autoridad tiene la ONU para hablar de fraternidad cuando está tratando de llevar adelante el aborto hasta el último rincón de la tierra, y con el aborto, la ideología de género, y desviaciones semejantes, todas contrarias a los planes de Dios, Creador y Padre?

¿Es un buen comienzo de este, así llamado apostolado de la fraternidad, dar un reconocimiento a una persona que se declara católico, y a la vez defiende públicamente la promoción del aborto?

La sociedad que acepta y legisla el aborto ha perdido todo fundamento para ser una verdadera sociedad humana, y se condena a sí misma a no tener ningún futuro: entre corruptos no hay fraternidad; si acaso, bandas y mafias.

Desde el comienzo de su caminar sobre la tierra, la Iglesia, los cristianos fueron conocidos como gente que no mataba a los hijos en el seno materno; y eran fieles en su matrimonio no compartiendo lecho ni con hombres ni con mujeres que no fueran su marido o su esposa. Y esto es lo que espera el mundo, la sociedad actual, de la Iglesia Católica: un testimonio firme y claro de la Moral de la sexualidad, que ilumine al hombre para desarrollar todas las energías y facultades que ha recibido de su Creador, y las emplee en servicio de sus hermanos, hijos de Dios Padre.

[email protected]

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?