Opinión

Para tiempos de dificultad, y aparente silencio de Dios

Abrí un libro que no manejaba desde hace cuatro años. Y me encontré con unas ideas que amablemente me cedió un sacerdote hace tiempo,  y que había dejado en un libro.

  1. En tiempos de tempestad, no hacer mudanza,
  2. Dios no juega con las personas, es siempre fiel,
  3. El seguimiento de Cristo pasa necesariamente por la cruz, por la tentación y por la lucha,
  4. Dios nunca permite que seamos tentados por encima de nuestras fuerzas,
  5. Hay que aprender a luchar y amar a Dios desde la debilidad.

Del evangelio de hace unos días. Una mujer no israelita, que pide por su hija a Jesús. Jesús no le hace caso, la mujer insiste. Jesús como para zanjar la cuestión le dice que ha venido primero a su pueblo de Israel.

La mujer no se desanima, hasta los perros comen de las migajas que caen de la mesa de sus amos. Jesús, el hijo de Dios, se conmueve, se sorprende de la mujer...un Dios que se deja sorprender.

Grande es tu fe y que se haga lo que pides. Escrivá aconsejaba meterse en las escenas como un personaje más. Pues bien, yo me hubiese enfadado con ese Maestro judío, me hubiese parecido incluso pelín chulo. Gracias mujer cananea por no enfadarte, por ser constante, por creer, por sorprender al Señor ( y por enseñarme 2000 años después a no enfadarme y a tener Fe).





Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable