Opinión

Santuario de Torreciudad; confesionarios

Llegada de la carrera de los 500 Kilómetros Tajamar-Torreciudad. foto: Borja Elejalde
photo_camera Llegada de la carrera de los 500 Kilómetros Tajamar-Torreciudad. foto: Borja Elejalde

Mucha gente que viene a conocer este santuario trae ideas peregrinas: preguntan si aquí está enterrado San Josemaría Escrivá, si es verdad que aquí está el refugio antiatómico de los del Opus o si en el pantano hay algún submarino (sic). 

Este santuario se hizo con el esfuerzo de mucha gente para dar culto a la Virgen, para que las familias encontraran la fuerza de Dios y de su Madre y para que hubiese mucho milagros interiores: conversiones, confesiones después de muchos años. De hecho hay una cripta con confesonarios, unos cuarenta (modernos y cómodos) que en días señalados no dan a basto.

Mucha gente piensa que basta arrepentirse directamente con Dios y ya está. Por supuesto que Dios puede perdonar los pecados directamente, pero también dijo a los apóstoles: a quienes perdonareis los pecados yo se los perdono. Cuando confiesas, no hay porque contar batallitas, el sacerdote te orienta y te da la absolución, si no sabes confesarte dile al sacerdote que te ayude a hacerlo.

El sacerdote dice : ego te absolvo, Yo te perdono y lo oyes con tus oídos. Perdonar es cosa de Dios, cuántas veces pensamos no me puedo perdonar esto y lo otro y lo de más allá...tú no pero Dios sí. Por eso este Santuario es muy alegre, el perdón de los pecados, da alegría, serenidad,paz.

Yo ya me he confesado y espero hacerlo más veces en estos días. Ojo, para confesarse hay que estar arrepentido, dolor de amor (que no es algo sensible) de la voluntad y Jesús se muere de alegría por el arrepentimiento de un pecador. Hay más alegría en el reino de los cielos por un pecador arrepentido, que por 99 justos. En los juicios humanos la confesión puede atenuar la pena, en el tribunal de Dios la
confesión absuelve siempre. Gracias, perdón, ayúdame más.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?