Opinión

El santo padre Pío de Pietralcina

Padre Pío.
photo_camera Padre Pío.

Murió en 1968. Sacerdote capuchino, en un pequeño y modesto monasterio de Italia. Quizás el místico más grande del siglo XX.

Le llovieron las prohibiciones de aparecer en público por parte de la Iglesia, contradicciones, maledicencias. Atendió a miles de personas en dirección espiritual
y confesión, a veces sabía más de la vida del interesado que el propio interesado.

Tuvo el don de la bilocación, se le vio curando a miles de kilómetros de su convento. El don de la sanación espiritual y física y predijo hechos que pasaron. Desde 1918 tuvo los estigmas, las señales de Cristo en su cuerpo, que manaban una tacita de té de sangre diaria. Muchos médicos lo estudiaron y no supieron dar explicación.

Dios quiere que usemos la cabeza y el corazón para encontrarle, para amarle. Pero
en el caso del Padre Pío se vuelca; desafía a la razón, a los parámetros normales. El
Padre Pío nos habla directamente de Dios, de María, de los ángeles, de las almas del
purgatorio, del perdón, el dolor y la misericordia de Dios. 

Para saber más: https://www.youtube.com/watch?v=KlSiResjGN8

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes