Opinión

Rafael Navarro Valls, un maestro

Rafael Navarro Valls.
photo_camera Rafael Navarro Valls.

Obviamente este trabajo es una aportación al homenaje del Profesor Navarro Valls, al que dedicaré unas líneas. Tuve el honor y la suerte de conocerle en la defensa de mi tesis doctoral sobre el matrimonio condicionado el 13 de junio de 1985. Desde entonces y especialmente desde 2002 en la sección de Derecho Canónico y Derecho Eclesiástico de la Real Academia de jurisprudencia y legislación, he tenido la suerte de trabajar con él y aprender, no sólo de su saber sino de su vivir.

Quizás el ideal de un Maestro, quedan y son pocos, sería el de quien enseña por el mero hecho de su existencia, suele decirse con los hombres y mujeres santos. Un modo de ser y de vivir, que el discípulo ve con admiración y algo de perplejidad fecunda que mueve a hacerse preguntas, que conducen a cambios de mente, de corazón y de manera de obrar.

En Navarro Valls su actividad científica no está desligada de sus preocupaciones y pasiones vitales: amor a la libertad, rigor y belleza en la construcción jurídica, atención a las nuevas corrientes, profundas convicciones como roca y flexibilidad del junco, una especial veneración a la conciencia personal , generosidad y fidelidad con sus amigos, colegas y discípulos.

Leí en una entrevista a su hermano Joaquín, portavoz de la Santa Sede, que le preguntaban si se consideraba amigo del Papa Juan Pablo II; el portavoz decía que para la amistad se necesita un cierto equilibrio entre los amigos, y para él el Papa estaba en otro nivel . A mí me pasa lo mismo con el Profesor Navarro Valls, me resulta inalcanzable y sólo espero seguir aprendiendo y aceptar como un regalo de la providencia, su cercanía.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?