Opinión

Cuaresma, polvo, pero polvo enamorado

Miércoles de Ceniza.
photo_camera Miércoles de Ceniza.

Preparación intensa de los misterios centrales de nuestra Fe: pasión, muerte y resurrección de nuestro Señor. Oración, limosna, ayuno. Hoy nos imponen la ceniza para recordarnos que polvo somos y al polvo hemos de volver, pero como dijo el poeta, polvo enamorado.

Cerrar podrá mis ojos la postrera Sombra que me llevare el blanco día, 

Y podrá desatar esta alma mía Hora, a su afán ansioso lisonjera;

Más no de otra parte en la ribera Dejará la memoria, en donde ardía: Nadar sabe mi llama el agua fría, Y perder el respeto a ley severa.

Alma, a quien todo un Dios prisión ha sido, Venas, que humor a tanto fuego han dado,

Médulas, que han gloriosamente ardido,

Su cuerpo dejará, no su cuidado; Serán ceniza, mas tendrá sentido; Polvo serán, mas polvo enamorado.

Quevedo (un genio). 

 
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?