Opinión

Comulgar de rodillas

Arrodillarse en la consagración.
photo_camera Arrodillarse en la consagración.

Cada vez en más Iglesias percibo, por edad de la gente o debilidad, que menos gente se arrodilla en la Consagración: momento en el que el sacerdote pronuncia las palabras que convierten pan y vino en el Cuerpo y Sangre de Cristo; comulgar en la mano es cada vez más usual.

El Papa Benedicto ha querido y quiere que se comulgue de rodillas. En Luz del mundo p.166 comenta: "no estoy en principio en contra de la comunión en la mano: yo mismo la he dado y la he recibido de ese modo. Pero al hacer ahora que se reciba la comunión de rodillas y al darla en la boca he querido colocar una señal de respeto y llamar la atención hacia la presencia real (...). He oído hablar de gente ( que en masivos actos en Roma), que guarda la comunión en la cartera y se la lleva consigo como un "souvenir" cualquiera (...), debe verse con claridad que allí hay algo especial. Aquí está presente EL, ante quien se cae de rodillas. ¡ Prestad atención!. No es meramente un rito social cualquiera del que todos podemos participar o no".

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes