Opinión

Psicología social

La acción humana se valora por el objeto, fin y circunstancias. Es decir las circunstancias pueden alterar o cambiar la valoración moral de una misma acción. Matar es malo, pero la legítima defensa puede hacer ese comportamiento justo, siempre que sea proporcionado.

Vean el siguiente experimento. Tres grupos de seminaristas son encargados de dar una conferencia. Al primer grupo se le dijo que por un error ya llegaban muy justos al local, incluso ya estaban dos minutos por encima de la hora. A otro grupo se les dijo que disponían de 10 minutos para llegar justos y al tercero se les dijo que fueran para allí que tenían una hora por delante. El primer grupo vio a alguna persona necesitada por el camino, pero ya iban fuera de tiempo, los segundos algo hicieron pero muy poco, y los terceros al tener más tiempo sí se ocuparon de algunos.

La circunstancia, la prisa, la importancia de la conferencia, modificó su conducta. Lo más curioso es que la conferencia que debían impartir era sobre el buen samaritano.


Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?