Opinión

El Padre y los dos hijos pródigos

Es la mejor parábola para mí. Injusta, divina, misericordiosa, la parábola del Padre más que la del hijo, ha señalado más de un autor. Caín y Abel, paganos e israelitas, justos y pecadores, romanos y cartagineses.

El hijo se portó mal, muy mal, pero la vida le ajustó; se conformaba con llenar el buche de algarrobas, trátame al menos como jornalero...el Padre le esperaba a distancia, se le echó al cuello, le abrazó, organizó una fiesta, le puso el mejor vestido, el anillo...una gran fiesta.

El otro llegó, muy molesto, se ve que aunque estaba con su padre añoraba paraísos lejanos, probar el mal, no está a gusto y no entra a la fiesta. Escrivá nos animaba a hacer de hijos pródigos a diario, sí a diario, seas uno u otro, o como los dos. Y como dice Papa Francisco, hay que llenar todos los confesonarios del mundo de confesores y de penitentes.

Por cierto constato que muchos cristianos y no cristianos, escuchan al Papa, muy selectivamente; te lo citan, te hablan de él, cuando les halaga los oídos. Sigamos al Papa en todo: a confesar, y este mes nos sugiere que recemos el Rosario en familia  a diario. Pues a ello.


Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?