Opinión

¡Que la alegría del Domingo de Pascua dure una semana entera!

Jesucristo ha resucitado.
photo_camera Jesucristo ha resucitado.

¿Quién alguna vez no ha deseado que la fiesta continúe un poco más, o que el domingo dure una semana entera? Pues bien, en Semana Santa, ¡esto es posible!

Sin duda alguna, la resurrección de Cristo constituye la verdadera fuente de la alegría cristiana, por lo tanto, resulta difícil celebrar un suceso de tan gran magnitud y expresar la alegría que nos causa en un solo día, o incluso en dos, si incluimos el lunes de Pascua. Por esto, ¡la octava de Pascua nos invita a prolongar la fiesta durante 8 días!, es decir, desde el Domingo de Pascua hasta el Domingo de la Divina Misericordia.

De este modo, el tiempo se detiene durante una semana para permitirnos saborear plenamente este gran misterio de la fe cristiana, y deleitarnos en la victoria de Cristo sobre la muerte.

Tengamos presente que, en un mundo en el que todo va tan deprisa, resulta de gran provecho tomar un tiempo para dejar que la alegría de la Pascua penetre en nuestras vidas, por eso ¡te invitamos a celebrar con mucho gozo la fiesta de la Pascua!:

  • ¿Qué tal si vamos a misa al menos una vez durante este periodo para volver a descubrir las oraciones del día de Pascua?
  • ¿O qué te parece si durante esta semana llevamos una prenda o accesorio de color blanco cada día, no solo para recordar nuestro bautismo, sino también para mostrar nuestro apoyo a los nuevos bautizados en la vigilia pascual?

¿Sabías que, en la Edad Media las personas tenían una semana libre y algunos fieles la aprovechaban para ir a peregrinar? Pues bien, aunque en la actualidad no dispongamos de una semana completa para disfrutar la Pascua, esto no impide poder aprovechar el lunes de Pascua para hacer una pequeña peregrinación cerca de nuestra casa, o simplemente para meditar sobre el tema de la Resurrección mientras caminamos, ¡de este modo prologaremos la alegría de la pascua un poco más!

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable