Opinión

¿Cómo meditar en los misterios del Santo Rosario?

Créditos de la imagen: Vanesa Guerrero.
photo_camera Créditos de la imagen: Vanesa Guerrero.

¿Sabías que el mes de octubre es el mes del Santo Rosario?... Pues te contamos que esta oración, que se reza con un rosario en mano, nos invita a meditar en distintos momentos de la vida de Cristo. De hecho, a medida que rezamos las Avemarías, nuestro corazón comienza a abrirse, poco a poco, para contemplar la belleza de estos misterios y los frutos que producen en nuestras vidas.

Recordemos que, en cada decena del Rosario se dedica un Padre Nuestro, 10 Avemarías y un Gloria al Padre a uno de los 20 misterios del Rosario.

Parece complicado, ¿cierto?... Alguna vez te has preguntado ¿cómo rezar estos misterios?

Pues, ¡te explicamos cómo hacerlo!: existen muchas formas de meditar en los misterios mientras rezamos, las cuales podemos alternar o combinar, en función del tiempo que tengamos disponible, el lugar donde estemos y nuestras preferencias:

  • Antes de comenzar la decena, podemos dejarnos tocar por la Palabra de Dios, mientras leemos un pasaje del Evangelio, o un solo versículo relacionado con el misterio que se va a rezar. Por ejemplo, podemos comenzar el primer misterio luminoso -el bautismo de Cristo- acogiendo el versículo del Evangelio de Mateo que dice: "Este es mi Hijo muy querido, en quien tengo puesta toda mi predilección" (Mateo 3:17).
  • También se puede contemplar el acontecimiento relacionado con el misterio en cuestión mediante una imagen física, o visualizándolo interiormente con nuestros ojos espirituales. De esta forma, podemos estar presentes en el pesebre para meditar en el misterio de la natividad, o ser uno de los invitados a las bodas de Caná.
  • Además, también podemos pedir a la Virgen que nos dé las gracias de cada misterio, a través de diferentes oraciones e invocaciones específicas para cada uno de ellos. Por ejemplo, con el cuarto misterio doloroso, -Jesús con la cruz a cuestas camino del Calvario- se puede pedir la paciencia en medio de las pruebas.

No olvidemos que, existen diferentes formas de fomentar y afianzar la práctica de esta hermosa oración: rezando con otras personas, yendo a la parroquia durante los momentos de oración específicos, uniéndose a un grupo de Rosario Viviente cerca del lugar donde vivimos, o simplemente descubriendo las diversas comunidades de oración en línea dedicadas al Santo Rosario

Así que, ante tanta variedad, ¡recemos el Santo Rosario sin cesar!

Escrito por: Alice Ollivier de Hozana.org

Traducido y adaptado del francés por Sharael Sánchez

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?