Imprimir

Las instituciones religiosas necesitan programas Compliance para evitar hasta 28 delitos

Religión Confidencial | 27 de mayo de 2019

Alain Casanovas, responsable de servicios de Legal Compliance en KPMG España.
Alain Casanovas, responsable de servicios de Legal Compliance en KPMG España.

El Foro Palabra ha organizado una jornada para explicar la implantación de programas de cumplimiento normativo (Compliance) en entidades eclesiásticas. El responsable para explicar este tema de vital importancia actualmente para las instituciones religiosas fue Alain Casanovas, responsable de servicios de Legal Compliance en KPMG España. 

La implantación de programas de cumplimiento normativo en las empresas y entidades contribuye a evitar delitos penales o exención de responsabilidad penal por descuido de la vigilancia debida y es, sobre todo, un aliado estratégico para la implantación de una cultura ética que respete los valores más profundos de la entidad. En consecuencia, contar con un programa de regulación y cumplimiento en cada entidad eclesiástica es una oportunidad única, así como una necesidad insoslayable.

   “Sobre la base de datos reales –y no simples conjeturas-, los sistemas de gestión de Compliance permiten prever incidentes y  hasta 28 delitos graves. La capacidad de que Compliance actúe de manera temprana es la clave del éxito en sus labores de prevención. Para ello, los indicadores predictivos pueden basarse en información externa o interna”, señaló Alain Casanovas.

"Las cosas bien hechas" 

En declaraciones a Religión Confidencial, Alain Casanovas explica los motivos principales por las que las instituciones religiosas requieren implantar estos programas: "El riesgo penal es siempre bajo y residual, pero en cualquier caso, hay que estar preparado. La finalidad última de estos programas Compliance es para hacer las cosas bien hechas, y evitar sanciones y cuestiones que podrían conllevar alguna imputación de tipo penal", explica. 

El problema radica cuando algún miembro de cualquier entidad religiosa pueda estar incurriendo en algún delito. "Estos programas permiten hacer una evaluación de lo que se está haciendo, el tipo de actividades, y cuáles de ellas pueden llegar a exponer a la entidad en delitos graves".

Lo peor que le puede pasar a una institución de la Iglesia es la pérdida de confianza. "En el ámbito eclesiástico, la confianza es el activo. La Iglesia ha perdido credibilidad en algunas áreas y estos programas ayudaría a recuperar esa credibilidad porque la sociedad sería consciente de que la entidad eclesiástica está poniendo medidas para que no vuelva a suceder, y que está reaccionando de la forma más rápida posible y alineadas con los valores que transmite. Lo que la sociedad no comprende es que no se reaccione con prontitud o transparencia ante determinadas crisis eclesiales", expone Casanovas.  

La Iglesia, por tanto, debe aumentar sus prácticas Compliance tal y como se siguen a nivel internacional, y para eso es importante la formación y concienciación así como tomar medidas rápidas y proporcionales a lo que ha sucedido. 

Auditorias externas 

"Por ejemplo, en el tema de abusos, la Iglesia Católica está tomando medidas, sobre todo lo que ha puesto en marcha el Papa Francisco y en esta línea, debe continuar implementando buenas prácticas internacionalmente aceptadas, y no buscar solo soluciones individuales. La Iglesia así se pondrá al mismo nivel que una multinacional", apunta el experto. 

En otro ámbito, como el control financiero, la Iglesia también debería implementar prácticas reconocidas éticamente a nivel internacional, como por ejemplo auditorias externas sobre las actividades realizadas, así como controles de auditoria interna, ser transparente con lo que se hace y ser consistente con los valores que se defiende. Y estos valores también deben ser aceptados por sus socios de negocio, terceras partes con los que uno se vincula", sostiene Alain Casanovas. 

En definitiva, como explica este experto, miembro de la Asociación Española de Compliance, las instituciones religiosas, que son también empresas, debe implementar modelos de ejemplaridad, normas de conducta y comportamientos éticos. 

En la diócesis de Coria-Cáceres 

La diócesis de Coria-Cáceres es uno de los obispados que está poniendo en práctica estos modelos. El responsable de Compliance de esta diócesis está diseñando el plan de riesgo. ·La preocupación de responsabilidad penal es algo que debe tener en cuenta todas las diócesis en sus buenas prácticas", apunta a RC. 

Explica como estos programas salvó a la diócesis de un caso de un sacerdote que había abusado de una persona y la Fiscalía investigaba si la diócesis había sido culpable de encubrimiento. "Fuimos ejecutando todas las medidas para esclarecer las imputaciones y enviado a la Fiscalía los informes y documentación necesaria. Habíamos aplicado un plan de transparencia y colaboración de la diócesis lo que convenció a la Fiscalía, que pasó de querer imputar a la diócesis a vernos también como víctimas", explica el responsable de Compliance de la diócesis. 

Así, actualmente, está elaborando el programa Compliance para controlar todas las actividades de la diócesis para que pueda defenderse de cualquier delito penal y que sean muy transparentes y considera que este tipo de programas deben aplicarlo todos los obispados de España, así como las congregaciones, sobre todo aquellas que envían a sus religiosos como misioneros por su contacto con personas inmigrantes que puedan estar involucrados en algún tipo de mafia.  

 

 

 

 

Puede ver este artículo en la siguitente dirección https://religion.elconfidencialdigital.com/articulo/catolicos/programas-compliance/20190526205602027988.html


© 2019 Religión Confidencial

Copyright © 2018 Todos los derechos reservados. Esta información es para el uso exclusivo de los lectores de Religión Confidencial. No está autorizada su difusión ni citando la fuente. Publicaciones Confidenciales. C/Naranjo 3, 1º Dcha 28039 Madrid T 91 445 96 97