Imprimir

Exorcistas piden a los obispos que hablen más del demonio

Religión Confidencial | 05 de noviembre de 2019

La estatua del Ángel caído del parque de El Retiro está levantada a 666 metros sobre el nivel del mar.
La estatua del Ángel caído del parque de El Retiro está levantada a 666 metros sobre el nivel del mar.

Según un reportaje publicado en Confidencial Digital tres ex exorcistas españoles cuentan que el demonio está muy vivo. Crece su influencia en la sociedad, también en España. En la mayoría de los casos, personas que sufren han buscado soluciones extraordinarias confiando en el poder de la magia, la cartomancia, el reiki y los amuletos, y se han encontrado con una sombra espesa que lo oscurece todo mucho más. 

Aunque las posesiones se cuentan con los dedos de una mano en cada diócesis, obsesiones, vejaciones y maleficios están al orden del día en historias reales. 

“Vino un padre con su hija, una chica muy maja que frecuenta la parroquia habitualmente. Quería que les bendijera agua exorcizada, y cuando estábamos en ello, la chica entró en trance. Empezó a increparme a mí, y a decir unas blasfemias que te mueres contra la Virgen. Claramente no era ella la que daba esos gritos desgarradores. Después descubrimos que el demonio le había poseído por un maleficio al que estuvo expuesta de pequeña. Su madre estuvo cerca de una secta satánica. Cuando se fue al ver el percal, los de dentro hicieron un ritual para que sus hijos tuvieran algo de esto. De momento, dos de sus hijos, que se sepa, han padecido las consecuencias”, cuenta uno de los sacerdotes exorcistas. 

El peligro del yoga 

El presbítero cuenta otro caso. Se trata de una mujer que tenía una vida muy metida en Dios y, por una serie de circunstancias, terminó haciendo yoga. Notaba ella que esos estiramientos le hacían bien físico, y se aficionó de tal manera que su maestro le invitó a dar un paso más: formarse para ayudar a otras personas. Avanzó en esa línea, y hasta montó su tenderete. Conforme va andando ese camino, ella cuenta que empezó a separarse de Dios, y eso que poco antes se había planteado entrar en una congregación religiosa. Por unas cosas y por otras, relata, fue perdiendo su fe. Dejó de ir a Misa, de recibir los sacramentos. Poco después empezó a notar cosas raras en su casa: se le fundían bombillas, se apagaba la tele sin que nadie la tocara, y percibía bajo techo la presencia de algo espeso. Nada de esto sucede por casualidad”.

Para este exorcista, "hay un yoga más físico, de estiramientos, pero también otros niveles de yoga. En cualquier caso, nada es aséptico. Cuando uno invoca, esas llamadas se concretan en respuestas. Independientemente de que uno lo note o no, o de la intención que tenga. Es igual que si una persona recita un padrenuestro, diez avemarías, y un gloria cinco veces mientras pasa cuentas, está rezando el rosario, aunque no quiera”.

Reiki y medicinas alternativas 

Para estos expertos, el reiki, así como muchas medicinas alternativas, buscan la energía de unirse con la tierra con un planteamiento muy new age. En el sustrato de estas prácticas que idolatran a la Madre Tierra, se cree que todo es Dios, luego nada es Dios. Se diluye completamente la idea cristiana de un Dios personal con el que uno puede trabar amistad y un trato que le despierta a la Vida.

Uno de estos exorcistas afirma que “la presencia del demonio en las calles no es solo la ouija, el espiritismo, o las sectas satánicas, que sí, que existen, que se mueven, que actúan, y cada vez más”.

Él habla de prácticas que “ensombrecen la vida, le dan un tono oscuro, provocan un debilitamiento interior, y todo eso puede arraigar más o menos. Si esa persona no se da cuenta o no va a un sacerdote para encauzar su problema, está avocada a vivir secuestrada en una situación que le deja muy poco margen de libertad”.

Ouija en colegios católicos 

Uno de estos exorcistas señala que desde 2013 crecen los casos de influencia demoniaca en el asfalto de la España urbana y la España rural. “Este mes, en un colegio de ideario católico de esta zona, una niña animó a sus compañeros de clase a hacer una especie de ouija, pero más leve. Insisto: cuando se invocan espíritus no llega precisamente el Arcángel san Gabriel… Si estas cosas pasan en un colegio así, ¿qué no ocurrirá en otros?"

Este exorcista ha actuado más de 200 veces,20 fueron posesiones y está convencido de que crecen los casos de influencia diabólica, porque entre otras cosas "Internet ha abierto la veda y la acción del demonio es tremenda y caótica". 

Otro caso que relatan. “Un matrimonio casado por lo civil llevó a sus hijos a la parroquia, porque la madre, que es muy religiosa, quería que hicieran la Primera Comunión. El sacerdote les explicó la confesión, y la Eucaristía, y entonces el padre de las criaturas empezó a hacer cosas raras y abandonó la sacristía. ¿Qué pasa? Fuimos recomponiendo la situación. Resulta que este señor estuvo en la cárcel y allí conectó con una secta satánica. Al salir, participó en una orgía que incluyó un sacrificio humano y canibalismo. Aquel día se consagraron el demonio. Y, claro, estaba poseído. Después de tres o cuatro exorcismos, después de comprobar con estos ojos cómo le abrasaba el agua bendita, después de más de una escena de terror, después de un intento de homicidio con un cuchillo, el hombre se desplomó, ya limpio, y se puso delante del sagrario y le pidió perdón a Dios por todo lo que le había ofendido”.

El pecado más grave: la superstición 

De sus ocho años largos como exorcista, y que nunca ha pasado miedo, ha aquilatado una conclusión: “El pecado más grave es el de la superstición, que consiste en poner a algo o a alguien por encima de Dios. Las personas que me conocen me llaman, y sigo haciendo liberaciones por teléfono. Una o dos, cada día. Son muy eficaces. Es terrible cómo responden los demonios...”

Sobre la Virgen, dice que el demonio nunca nunca la llama María, no puede, solo a veces, cuando se le ordena con insistencia. Él la llama “esa Señora, cuando no la insulta de forma grosera” y dice que el maligno tiene un asco tremendo a san Miguel Arcángel". 

Más cosas que ha descubierto este sacerdote en este tiempo: “La cantidad de bien que se hace bendiciendo a la gente e imponiendo las manos”, y la existencia de un demonio mudo que obliga a algunos penitentes a no abrir la boca hasta el fondo en la confesión. “Cuando el sacerdote note que hay renuencia para manifestar sus pecados, que diga: ‘En el nombre de Jesús, yo te mando, espíritu inmundo, que te marches de esta criatura de Dios". 

Que los obispos hablen de esto 

Este mismo exorcista insiste: “Los que tienen que hablar de esto son los obispos”. Uno que sí habla es el obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, quien ha colgado varios audios en su web haciendo catequesis sobre el demonio, preocupación también del Papa Francisco. 

Munilla enumera 17 intervenciones del Santo Padre en las que habla del demonio con claridad a mayores, medianos y niños desde el 30 de octubre de 2014 hasta el 1 de mayo de 2019. En estas palabras seleccionadas se observa que la existencia del demonio es un tema que el Papa lleva dentro.  

Ni la insistencia del Papa, ni la catequesis de Munilla son acciones comunes en la vida de la Iglesia contemporánea, donde los sacerdotes adolecen de la falta de una formación específica sobre la acción del demonio en las personas, se elude el tema en los púlpitos, y muchos obispos ni siquiera han nombrado exorcistas en sus diócesis: solo cerca del 25 por ciento de las iglesias particulares ofrecen a sus fieles la ayuda de exorcistas en comunión con la jerarquía diocesana.

 

 

 

Puede ver este artículo en la siguitente dirección https://religion.elconfidencialdigital.com/articulo/catolicos/exorcistas/20191104202210028939.html


© 2019 Religión Confidencial

Copyright © 2018 Todos los derechos reservados. Esta información es para el uso exclusivo de los lectores de Religión Confidencial. No está autorizada su difusión ni citando la fuente. Publicaciones Confidenciales. C/Naranjo 3, 1º Dcha 28039 Madrid T 91 445 96 97