Imprimir

Las claves del caso de la diócesis de Almería y el nuevo obispo coadjutor

Religión Confidencial | 08 de enero de 2021

El obispo de Almería, Adolfo González Montes.
El obispo de Almería, Adolfo González Montes.

Poco tiempo falta para que la diócesis de Almería reciba el nombramiento de un nuevo obispo, coadjutor en este caso. El esfuerzo de explicar las razones de este nombramiento no oculta lo que es un secreto a voces en la Conferencia Episcopal Española: la crisis económica por la que atraviesa esa diócesis cuyo obispo al frente es monseñor Adolfo González Montes 

Una crisis que, junto con la de otra diócesis del norte de España, ha hecho que los responsables de la Iglesia trabajen durante estos meses pasados horas extras en estas materias. 

Ya el pasado 6 de febrero de 2020 Religión Confidencial publicaba un “Voz baja” en el que se preguntaba qué pasaba en la diócesis de Almería. Por más llamadas que se recibieron, la información de que la diócesis de Almería era investigada por el Vaticano dada su complicada situación financiera, demandaba una primera pregunta pública.

Analizar las cuentas 

A partir de ese momento, también se añadió en RC un apunte ensalzando la labor del obispo emérito de Ciudad Real, monseñor  Antonio Algora, que en paz descanse, obispo que fue designado para hacer una visita canónica a la diócesis. Visita destinada a analizar las cuentas y a entrevistarse con algunas personas significativas.

Fuentes de la diócesis hablaban entonces de algunos problemas con un grupo de sacerdotes que estaban inundando de cartas la Nunciatura Apostólica en España.

A partir de la visita canónica, el caso Almería comenzó a preocupar en Roma. Es cierto que monseñor Adolfo González Montes contó con fieles defensores. El primero de ellos fue su arzobispo metropolitano, monseñor Javier Martínez, que llegó incluso a viajar a Roma para defender las tesis del obispo de Almería. Y también con el cardenal arzobispo de Madrid, monseñor Osoro, conocido amigo del obispo de Almería desde los años de estudiantes en Salamanca.

Problemas económicos 

Pero en todo este proceso hubo un antes y un después cuando se recibió en Madrid una nota de la Secretaría de Estado para que con urgencia se solucionaran los problemas de Almería. Eso provocó varios viajes Madrid-Roma para acordar el procedimiento de resolución tanto de los problemas económicos como del inmediato gobierno de la diócesis.

Ahí se decidió, con el concurso del Nuncio en España, monseñor Bernardito Cleopas Auza, el nombramiento de un obispo coadjutor, pese a que el obispo titular cumple dentro de poco la preceptiva edad de presentación de la renuncia al Papa.

El nombramiento de un obispo coadjutor es una práctica no muy común en la Iglesia en España. Casos recientes fueron los de Sevilla y Granada ante distintas circunstancias de sus titulares.

La opción de que el obispo titular presentara la renuncia parecía descartada desde el momento en que monseñor Adolfo González Montes niega la existencia de problemas graves en la diócesis que justifiquen una media de esta naturaleza. Negativa que también llevó a Roma.

Obispo coadjutor 

En principio, el perfil del obispo coadjutor que iría a Almería, si no se precipitaban las cosas y a última hora se producía la renuncia del obispo titular, era el de un sacerdote que hubiera ocupado cargos económicos en su diócesis y en instituciones de la Iglesia en España, con experiencia tanto de gobierno de personas como de contactos en medios financieros.

Pero a última hora, y en contra de destacados informes, por intervención del cardenal Juan José Omella, la suerte ha variado. Con la buena intención de no dar protagonismo a los problemas económicos y sí incidir en los supuestos problemas “pastorales” -¿qué diócesis no los tiene?-, se ha buscado el perfil de un candidato que la cúpula de la Conferencia de la Conferencia Episcopal quiere relanzar.

El nombre del que se habla con más insistencia es el del obispo de Teruel,  monseñor Antonio Gómez Cantero. Un obispo que cuenta con el agrado del cardenal Osoro y no solo porque Gómez Cantero haya nacido en Cantabria, aunque toda su vida eclesial la hiciera en Palencia.

Quien ha decidido en última instancia ha sido el cardenal Omella con una genial “Calandada” –en referencia al pueblo de Teruel del que fue párroco Omella-. Lugar, Calanda, por cierto, en el que por primera vez aparece en la vida del cardenal Omella el jesuita Germán Arana. “Calandada” es un concepto que ya se usa con frecuencia en la jerga eclesiástica española.

Obispos más pastores que teólogos 

Si lo que se pretendía es evitar que pareciera que a monseñor González Montes se le relegaba por la gestión económica, ahora se añade con el nuevo obispo una puesta en cuestionamiento de la forma que ha llevado la pastoral el actual obispo titular de Almería.

Y en cierta medida puede dar la impresión de que se cuestiona el perfil de los obispos teólogos, personas con formación profunda y claridad en el juicio moral sobre cuestiones de actualidad. ¿Acaso primará ahora el pastoralismo cercano al oportunismo y al espectáculo? Algunas intervenciones públicas del obispo de Teruel durante el confinamiento apuntaban en esta dirección.

En este complejo proceso, lo que también queda claro es que la causa de la crisis económica de la diócesis no está en ningún acto de corrupción. En origen se habla de algunas inversiones realizadas en pontificados anteriores, y en posteriores decisiones sobre intervenciones en edificios, además de la crisis económica que afecta a las inversiones diocesanas.

Lo que nadie duda es de la buena voluntad de monseñor Adolfo González Montes por resolver el problema. Un obispo del que se puede decir que siempre ha querido servir a la diócesis con una inteligencia teórica probada.   

Puede ver este artículo en la siguitente dirección https://religion.elconfidencialdigital.com/articulo/conferencia_episcopal/claves-caso-almeria/20210108000542040747.html


© 2021 Religión Confidencial

Copyright © 2018 Todos los derechos reservados. Esta información es para el uso exclusivo de los lectores de Religión Confidencial. No está autorizada su difusión ni citando la fuente. Publicaciones Confidenciales. C/Naranjo 3, 1º Dcha 28039 Madrid T 91 445 96 97