Imprimir

Ayudar a las vocaciones sacerdotales, CARF

Daniel Tirapu |

Religión Confidencial | 09 de octubre de 2020

Logo de CARF.
Logo de CARF.

Las universidades e instituciones, al servicio de la formación de los sacerdotes, estuvieron presentes en el celo apostólico y sacerdotal del fundador de Opus Dei, San Josemaría Escrivá de Balaguer. Su sucesor, el Beato Álvaro del Portillo, con la necesaria aprobación de la Santa Sede, culminó este deseo iniciando en 1984 la actividad de la Universidad Pontificia de la Santa Cruz.  Y ya desde 1960 con las Facultades de Derecho Canónico y Teología de la Universidad de Navarra.

Tengo la suerte de conocer a Luis Alberto Rosales, director general de la Fundación CARF. Es un hombre apasionado, que lleva tiempo trabajando en el sostenimiento de vocaciones para el sacerdocio y en la formación de sacerdotes del mundo entero. San Josemaría Escrivá y sus sucesores, Beato Alvaro del Portillo y  Monseñor Echevarría, eran muy conscientes de que la mies es mucha y los obreros pocos. Que los aspirantes al sacerdocio y los sacerdotes necesitan una formación humana, doctrinal, litúgica y pastoral de calidad. Que deben ayudarse entre sí, que no están solos nunca.

Y ahí entran en juego todos los fieles católicos, en primer lugar rezando, y ayudando económicamente con becas, pequeñas y grandes donaciones, legados. Eso es parte también y muy necesaria del rogad pues para que el Señor mande operarios a su mies.

Mejorar la vida cotidiana de las personas a través de la formación integral de jóvenes con vocación para servir a los demás desde el sacerdocio, defendiendo la paz y la dignidad en los cinco continentes.

Trabajamos para que cuando regresen a sus diócesis puedan transmitir, a través del ejercicio de su ministerio, toda la luz, ciencia y doctrina recibida. Así mismo, intentamos inspirar el corazón de nuestros benefactores, para que cada día seamos más construyendo una sociedad más justa.

.Esta Fundación contribuye económicamente para que sacerdotes y seminaristas de todo el mundo reciban una sólida preparación tanto teológica, como humana y espiritual.

Junto a la cualificada formación teológica y científica, conviene resaltar la peculiar vivencia de aquellos alumnos que estudian en Roma. Allí adquieren un sentido más hondo de la universalidad de la Iglesia, al vivir en el centro de la cristiandad, más cerca del Santo Padre.

Para saber más y contactar https://carfundacion.org/conoce-el-carf/

 

 

 

 

 

Puede ver este artículo en la siguitente dirección https://religion.elconfidencialdigital.com/opinion/daniel-tirapu/ayudar-vocaciones-sacerdotales-carf/20201008232555040182.html


© 2020 Religión Confidencial

Copyright © 2018 Todos los derechos reservados. Esta información es para el uso exclusivo de los lectores de Religión Confidencial. No está autorizada su difusión ni citando la fuente. Publicaciones Confidenciales. C/Naranjo 3, 1º Dcha 28039 Madrid T 91 445 96 97