Imprimir

Aborto en Nueva York: un horror

Religión Confidencial | 31 de enero de 2019

Andrew Cuomo
Andrew Cuomo

El Estado de Nueva York ha aprobado una ley que sustituye a la anterior, por la cual se permite el aborto durante todo el embarazo. Sí, hasta los nueve meses, siempre y cuando la salud de la madre esté en riesgo o el feto no sea viable. La ley, para más escándalo, permite practicar ciertos abortos a profesionales sanitarios que no tienen el título de médico. Un horror. 

Para más inri, los senadores neoyorquinos lo han celebrado a base de bien, con palmas y aplausos, una ola de alegría llenaba la cámara de esos representantes. Un horror. 

El obispo Robert Barron , auxiliar de la diócesis de los Ángeles, ha calificado esta teatro como "escena del infierno". Su artículo describiendo esta celebración y las consecuencias de la ley, es de una altura moral e intelectual digno de todo un líder de la Iglesia católica. Copio algunos párrafos: 

"Fue la celebración la que fue particularmente irritante. En el 46 º aniversario del caso Roe v. Wade. En la decisión, el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, promulgó un protocolo que otorga acceso prácticamente ilimitado al aborto, permitiendo el asesinato de un niño por nacer hasta el momento del parto. A raíz de la ratificación, los legisladores y sus partidarios gritaron, gritaron y aplaudieron, una manifestación deprimente similar al júbilo que se desató en Irlanda cuando el referéndum que legalizó el aborto se aprobó el año pasado(...) Pero ¿quién puede dejar de ver lo que está en juego? Si un niño, que yace pacíficamente en una cuna en la casa de sus padres, fuera brutalmente asesinado y desmembrado, todo el país estaría indignado y reclamaría una investigación del asesinato. Pero ahora la ley de Nueva York confirma que ese mismo niño, momentos antes de su nacimiento, descansando pacíficamente en el vientre de su madre, puede, con total impunidad, ser separado con unas pinzas. Y la policía no será convocada; más bien, parece, el asesinato debería ser una cuestión de celebración".

"Por puro accidente de ubicación, el bebé nonato puede ser masacrado, y el mismo bebé, momentos después y en los brazos de su madre, debe ser protegido por la fuerza de la ley. El hecho de que muchos de nuestros líderes políticos no puedan o no vean cuán ridículo es esto, solo puede ser el resultado del adoctrinamiento ideológico".

Por su parte, el cardenal Timothy Dolan, arzobispo de Nueva York, ha calificado esta ley de expansión del aborto como "la más radical en un Estado ya conocido por su negación de los derechos civiles al bebé antes de nacer". 

Y denuncia, así mismo, que cientos de "profesionales de la salud que encuentran repugnante la terminación de bebés prematuros no tendrán derechos de conciencia para objetar; no se requerirá que médicos entrenados realicen el desmembramiento; y un bebé que sobrevive al escalpelo, la solución salina o la succión, y que aún está vivo, puede morir sin ningún tipo de preocupación. Es esto "progreso?"

Diferentes voces de la Iglesia católica han pedido la ex comunión de gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, pero Dolan ha asegurado que tomar esa medida sería "munición" para los defensores del aborto. 

Esta ley es terrorífica, no puedo calificarla de otra cosa. Un horror. Espero que muchas madres, cuando se desprendan de ese bebé con seis, siete, ocho o nueve meses, le vean, ¡se atrevan a mirarle a los ojos! ¿Quién enterrará a todos esos niños? ¿Usarán sus órganos para la multinacional industria del aborto? Esto es un horror, una pena, una pecado. 

Zenón de Elea. 

 

Puede ver este artículo en la siguitente dirección https://religion.elconfidencialdigital.com/articulo/zoom/aborto-nueva-york-horror/20190130192559027107.html


© 2019 Religión Confidencial

Copyright © 2018 Todos los derechos reservados. Esta información es para el uso exclusivo de los lectores de Religión Confidencial. No está autorizada su difusión ni citando la fuente. Publicaciones Confidenciales. C/Naranjo 3, 1º Dcha 28039 Madrid T 91 445 96 97