Imprimir

Mortificación

Daniel Tirapu |

Religión Confidencial | 09 de marzo de 2018

De pequeño solía decir hacer algún sacrificio. Mortificarse es morir un poco a nosotros mismos, para tener vida y darla a los demás.

Hoy la gente se mortifica mucho , aunque no lo sepa: regímenes draconianos para estar como una modelo, tener un perrito que te obliga a las seis de la mañana del domingo a salir para que haga pipí , footing, gimnasio, incluso hay quien se opera o le parten la nariz para mejor aparentar.

Lo que no se entiende es que algo de eso se pueda hacer por Dios, por unirse a El en la cruz, por reparar por nuestros pecados. No te hablo de hacer cosas raras, de meterte una piedra en el zapato o así, levantarse a la hora, trabajar duro cuando te ve el jefe y cuando no, hacer amable la vida a los demás, ser paciente, escuchar.

Cualquier madre o padre hace por sus hijos cosas increíbles de amor y cariño. No comerse las patatas fritas antes de que lleguen a la mesa,  sonreír, no decir un taco, comer con agradecimiento lo que nos ponen, etc. Cuaresma es un buen tiempo para ejercitarse.


Puede ver este artículo en la siguitente dirección https://religion.elconfidencialdigital.com/opinion/daniel-tirapu/Mortificacion/20180308202531023571.html


© 2020 Religión Confidencial

Copyright © 2018 Todos los derechos reservados. Esta información es para el uso exclusivo de los lectores de Religión Confidencial. No está autorizada su difusión ni citando la fuente. Publicaciones Confidenciales. C/Naranjo 3, 1º Dcha 28039 Madrid T 91 445 96 97