Zoom

El utilitario del Papa y los todoterreno del servicio de seguridad

El Papa Francisco promete sorpresas en este su primer viaje internacional con algunos cambios respecto a los de anteriores pontífices. La primera ha llegado cuando, en lugar del "papamóvil" o algún coche oficial, se ha montado en un pequeño utilitario para hacer el traslado desde el aeropuerto y no le ha importado llevar la ventanilla abierta mientras atravesaba algunos lugares considerados peligrosos.

La imagen del Papa sorprendía aún más en el contraste con los muchos coches que lo escoltaban, berlinas de alta gama en color negro o todoterrenos grises muy bien equipados. Mientras, el Papa viajaba en su pequeño utilitario.

Pero entonces sobrevino el momento de pánico, porque así lo habrán vivido los encargados de la seguridad del Santo Padre cuando cientos de personas se han arremolinado junto al coche y le impedían avanzar.

Son, sin duda, los gestos de sencillez del Papa Francisco un acicate para promover ese verdadero sentido de la pobreza que tiene que imperar en la vida del cristiano. Y, aunque parezca el chocolate del loro, "muchos pocos hacen mucho", parafraseando una reciente y elocuente campaña del Domund en España.

Pero el ejemplo y el gesto tienen que escogerse de tal modo que no pongan en peligro la vida de un hombre que, como vicario de Cristo en la tierra, está en el punto de mira de demasiados intereses. El sencillo gesto del utilitario contrasta con la imprescindible compañía de expertos en seguridad que rodean al Pontífice. Mientras él viajaba en utilitario, unos expertos en bombas han desactivado un pequeño artefacto en el Santuario Mariano que el Papa visitará en unos días. Quizá viajan en un todoterreno blindado, pero son imprescindibles para que Francisco viaje en utilitario.

Zenón de Elea

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable