Zoom

Torra contra Omella

Misa por fallecidos Covid-19 en la Sagrada Familia.
photo_cameraMisa por fallecidos Covid-19 en la Sagrada Familia.

Los que seguimos más de cerca al cardenal Juan José Omella, arzobispo de Barcelona y presidente de la Conferencia Episcopal y el hombre de confianza del Papa Francisco en España, sabemos que no es un hombre de conflictos sino de tender puentes, sobre todo, a los políticos. 

Que el cardenal Omella haya dado un golpe en la mesa -metafóricamente hablando- es porque sabe que tiene razón que algunas cosas no se pueden pasar por alto, y que la voz de los católicos debe ser escuchada, y sobre todo, defender los derechos de libertad religiosa. 

Como ya anunció Religión Confidencial, el pasado 27 de julio Omella anunció acciones legales contra la Generalitat por conculcar la libertad religiosa, calificando de "injusta y discriminatoria" la limitación a diez personas en el funeral de las víctimas del coronavirus. 

Un día después, el presidente catalán, Quim Torra, no se hizo esperar y abrió un expediente sancionador contra la arzobispado de Barcelona por acoger a más de diez fieles en el funeral como pedía el president -que como se ve en la foto, las medidas de seguridad se cumplieron a rajatabla-. Torra señaló también que la ceremonia no estaba autorizada. 

Esta acción de la Generalitat se contradice contra otra decisión del gobierno catalán quién había insistido a la Iglesia que abriera la basílica de la Sagrada Familia para los turistas. 

Sin embargo, Omella que, como digo, es un hombre de consenso y no de enfrentamientos, ya ha caído en desgracia para algunos políticos independentistas. Jordi Llisterri lo explica muy bien en un artículo publicado en Cataluña Religión titulado ¿Cómo se ha llegado al enfrentamiento público entre Torra y Omella?

Estas son algunas de las fricciones entre ambos:

"Lamento que durante todos estos años el cardenal Omella no haya alzado ni una sola vez la voz para condenar la represión que vive Cataluña", dijo Torra el martes en rueda de prensa. 

Carles Puigdemont cargaba también personalmente contra Omella a TV3 hablando de su papel en octubre de 2017: "No se comportó como un hombre de Iglesia. Se comportó como un hombre de Estado. Y eso me parece inaceptable, por los que somos católicos y cristianos. Hay que estar al lado precisamente del débil, del que es perseguido, del que sufre. 

Por su parte, la Iglesia de Cataluña ha visto conculcados sus derechos por el acoso a la escuela concertada. 

Y por último, el tema de las inmatriculaciones, aduciendo el gobierno catalán que "la Iglesia nos roba". Los obispos catalanes, en un comunicado, ya han explicado que "la Iglesia no se ha apropiado de nada que no fuera suyo". 

Difícil papel que tiene en estos momentos Omella, para que algunos otros le acusen por otro lado de "independentista". Qué cosas. 

Zenón de Elea. 

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable