Zoom

Un sin techo asesina a un sacerdote en Italia

El sacerdote Roberto Malgesini  (Diócesis de Como).
photo_cameraEl sacerdote Roberto Malgesini (Diócesis de Como).

Un sin techo con problemas mentales asesina a un sacerdote en la ciudad de Como (Italia),  conocido por ayudar a los más pobres. Se da la circunstancia de que el presunto asesino era amigo del llamado "cura de los últimos", D. Roberto Malgesini, de 51 años. 

La Vanguardia relata muy bien los hechos: "Desde hace tiempo estaba en primera línea para ayudar a los sintecho, a los migrantes y a otros desfavorecidos. Este martes ha sido asesinado por una de las personas a las que prestaba asistencia: un tunecino residente en Italia desde hace 30 años le ha apuñalado en plena calle cuando salía de la parroquia de San Rocco, donde residía. El asesino confeso, que se ha presentado ante la policía cubierto de sangre para denunciar el homicidio, tenía “problemas psíquicos”, según ha dicho el director de Cáritas de Como, Roberto Bernasconi". 

Una tragedia que me hace reflexionar. La Iglesia Católica es la primera que está con los sin techo, con los migrantes, con los refugiados. Mucho más cerca que algunos partidos políticos más a la izquierda que se llenan la boca con "welcome refugees". Y algunos mueren con las botas puestas como este sacerdote. 

Pero esta noticia también nos tiene que hacer pensar que, desgraciadamente, muchos de estos sin techo sufren problemas mentales y que, ademas de darles alimento y cobijo, hay que cuidar de su salud mental, porque en ello nos va la vida a todos. Quizás la prevención nos libraría de muchas desgracias. 

A propósito de esta noticia, traigo a colación el último estudio de Cáritas sobre la inmigración: fuerte arraigo pero segregación social y económica. El estudio afirma que "aun cuando la población inmigrante lleva muchos años conviviendo con nosotros (13 años de media y el 75% más de 10 años), con fuerte asentamiento familiar y dominio del idioma, con uno de cada cuatro matrimonios mixtos, sin embargo, estas personas siguen ocupando los peores puestos de trabajo y las menores retribuciones por los mismos". 

Y yo me pregunto ¿es responsable la sociedad en su conjunto o son ellos los que no terminan de integrarse por diferentes razones? Quizás esta es una cuestión que debería ser analizada en profundidad. 

Descanse en paz D. Roberto, asesinado por ayudar a los más desfavorecidos. 

Zenón de Elea. 

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable