Zoom

Qué significa que el Papa haya abolido el "secreto pontificio" en los casos de abuso sexual

Papa Francisco.
photo_cameraPapa Francisco.

En una decisión histórica en la lucha contra los abusos a menores y la cultura del encubrimiento, el Santo Padre ha abolido el secreto pontificio para la pederastia mediante la instrucción "Sobre la confidencialidad de las causas".  

¿Qué es lo que cambia con esta decisión? ¿Significa esto también que peligra  el secreto de confesión?

A la primera cuestión, cambian los siguientes aspectos: el Vaticano pone a disposición de las autoridades civiles los testimonios de los juicios canónicos; se garantizará la seguridad, integridad y confidencialidad establecidas por el Código de Derecho Canónico para proteger “la buena reputación, la imagen y la privacidad” de las personas implicadas, pero este “secreto de oficio”, no es un impedimento para cumplir con las obligaciones y leyes estatales. Además, a quienes realizan las denuncias, a las víctimas y a los testigos “no puede imponerse vínculo de silencio alguno”, sobre los hechos.

Además, como ha explicado el arzobispo de Malta, Charles Scicluna, secretario Adjunto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, hasta ahora la víctima no tenía la oportunidad de conocer la sentencia que siguió a su denuncia, porque existía el secreto pontificio. También otras comunicaciones eran obstaculizadas, porque el secreto pontificio es un secreto del más alto nivel en el sistema de confidencialidad del Derecho Canónico. Ahora también se facilita la posibilidad de salvaguardar a la comunidad y de decir el resultado de una sentencia.

Estos documentos no serán de dominio público pero, con esta decisión, se facilita una colaboración más concreta con el Estado y entregar una copia de la documentación a las autoridades civiles. 

¿Este rescripto del Papa afecta al secreto de confesión? No, en absoluto, ya que se trata de algo muy diferente al secreto pontificio sobre los actos y los testimonios. El sigilo sacramental es una obligación impuesta al sacerdote al administrar un sacramento, mientras que el secreto pontificio es una normativa para evitar que se publiquen de manera descontrolada algunos aspectos del gobierno de la Iglesia y que pueda afectar a la conciencia o fama de las personas. 

Además, mediante otro rescripto, el Papa Francisco también decidió que se considerará delito de pornografía infantil por parte de un clérigo "la adquisición o posesión o divulgación, con un fin libidinoso, de imágenes pornográficas de menores de 18 años".

Una noticia sin precedentes que, por cierto, debería haber ocupado más espacio en informativos de "prime time". 

Zenón de Elea. 

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?