Zoom

Padres católicos interponen recurso ante el Supremo contra la ley Celaá

Pedro Caballero.
photo_camera Pedro Caballero.

La LOMLOE o ley Celaá podría empezar a aplicarse el próximo curso. Pero ni colegios, ni padres ni profesores están dispuestos a que esto ocurra, por mucha ley orgánica que sea. 

El primer paso lo ha dado la Confederación Católica Nacional de Padres de Familia y Padres de Alumnos -CONCAPA-, que ha interpuesto recurso contencioso-administrativo ante el Tribunal Supremo contra el RD 157/2022, de 1 de marzo, por el que se establecen la ordenación y enseñanzas mínimas de la Educación Primaria, y que desarrolla la conocida como Ley Celaá -LOMLOE-.

Consideran que dicho Real Decreto es contrario a la libertad de elección de centro, libertad religiosa, y libertad de conciencia, puesto que la ideología de género se mete transversalmente en todas las asignaturas.  Es decir, afecta y perjudica flagrantemente los derechos fundamentales de los padres y los alumnos, vulnerando el principio de libertad de educación consagrado en nuestra Constitución.

En particular, es objeto de este recurso la regulación de la asignatura de Religión y la  imposición ideológica, contraviniendo abiertamente los derechos constitucionales de las familias y de los padres sobre la educación de sus hijos.

El recurso también apela a la reducción del número de horas lectivas de la asignatura Religión, que es la asignatura que menos tiempo tiene junto a Valores Cívicos y Éticos. 

Respecto a la asignatura de Religión, también, desde el sindicato APPRECE Asociación Profesional de Profesores de Religión en Centros Estatales) reivindican para toda la Primaria una hora y media por nivel,en ESO dos horas en al menos dos cursos de la etapa y dos horas en cada uno de los cursos de Bachillerato.

Piden así mismo, un asignatura alternativa evaluable para evitar discriminación con los alumnos que cursan la asignatura de religión en todas las etapas incluido el Bachillerato.

Tampoco quieren que el colectivo de profesores de religión de Cyl esté en peores condiciones que en otras comunidades autónomas en lo que respecta a su gestión laboral. No piden privilegios, "que tanto daño hacen no solo laboral sino psicológico, lo único que pedimos es que se cumpla la legalidad vigente en la Comunidad de Castilla y León para este colectivo", han manifestado. 

Ardua tarea de padres, profesores y colegios. A mí me parece que solo queda que el próximo Gobierno derogue la Ley  Celaá. 

Zenón de Elea. 

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?