Zoom

El arzobispo de Tarragona alerta sobre el ocultismo, la futurología y la astrología

Joan Planellas, arzobispo de Tarragona.
photo_camera Joan Planellas, arzobispo de Tarragona.

Muchos católicos, y – estoy segura de que otros muchos que no lo son- agradecen que los obispos en sus cartas pastorales, de vez en cuando adviertan sobre cuestiones que están a la orden del día y que pueden provocar sufrimientos o engaños a las personas.

En esta ocasión, las palabras del arzobispo de Tarragona, Mons. Joan Planellas, alertando sobre la astrología, ocultismo y futurología, ha causado sorpresa en la opinión pública. Así por ejemplo, La Vanguardia publica una noticia sobre la última carta dominical de Planellas en la que bajo el título “Astrología y conciencia religiosa” que advierte sobre estas prácticas.

Quisiera resaltar algunos puntos interesantes de esta carta que la pueden leer íntegramente el siguiente enlace.  

  • “Se ha ido convirtiendo en un negocio amplio y difuso”. Es decir, deja claro esta premisa. Más allá de algunos poderes que dicen tener estos profesionales, lo cierto es que es un negocio.
  • Denuncia la “progresiva integración que ha tenido en la programación cotidiana de revistas de masas, y también en televisión y en las redes sociales”. Es decir, estos adivinos pagan por salir en los medios y los medios lo aceptan.
  • “La única forma de acceder a lo que no se comprende o no se sabe con certeza —como el propio destino— es por medio de algún sistema de creencias misteriosas, teniendo presente que quienes actúan de intermediarios sean capaces de tener mucho «arte» en la interpretación”. Está claro que el ser humano anhela saber qué va a pasar con su vida, cuál será su futuro, etc.etc. pero ¿quién dice que estos adivinos te adivinen realmente tu futuro y cómo cambiarlo?
  • “Nos encontramos ante una degradación del espíritu humano, que se sujeta a creencias y prácticas irracionales, tontas, absurdas y, a veces, gravemente inmorales, que humillan la dignidad de la persona humana”. No añado nada más, lo dice todo.
  • “El fenómeno de la astrología, la magia y el ocultismo es el signo de la búsqueda de algo que existe más allá de la pura racionalidad y de la pura ciencia….. Pero esta necesidad, digamos «religiosa», lejos de dirigirse a Dios, se desvía hacia formas infrahumanas y seudorreligiosas, hacia la idolatría y la superstición”. Yo me pregunto: ¿por qué hay personas que siguen estas creencias y les cuesta tanto entender la existencia de Dios?
  • “Personas que se avergonzarían de creer en Dios y lo considerarían un deshonor, acaban creyendo en los horóscopos, en los magos, en los adivinos, en el mal de ojo y el mal dado, en la mala suerte que lleva el número trece, el gato negro y la boda celebrada el martes o el viernes 13”. Además, escribe con sentido del humor. Y tiene toda la razón. Aquí está el quid de la cuestión.

Está claro que las personas, que somos espirituales y transcendentes, anhelamos saber cuál es el sentido de nuestra existencia y qué hay después de la muerte. Pero como dice Planellas, es triste comprobar que ha disminuido la práctica religiosa y han aumentado estas creencias. Además de la influencia del ambiente, los católicos deberíamos hacer examen de conciencia sobre este punto.

Zenón de Elea. 

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes