Zoom

Fake: Obispado despide a una catequista lesbiana días después del apoyo del Papa

Mons. Francisco Simón Conesa.
photo_camera Mons. Francisco Simón Conesa.

Fíjense en el titular de Diario Español: "Despiden a una catequista lesbiana por casarse con su novia en Menorca días después del apoyo del Papa". En este enlace se puede leer la noticia.

Qué falta de rigor periodístico. Ni el Papa ha apoyado el matrimonio entre homosexuales, ni el obispo de Menorca está en contra de Francisco, ni tan siquiera han expulsado a la catequista de la Iglesia por casarse con su novia. Este titular tiene muy mala leche. Lo digo así de claro. 

Menos mal que esta vez sí que el obispo de Menorca, Francisco Simón Conesa, ha hablado para aclarar lo sucedido. Y lo ha hecho con un comunicado público a mi modo de entender, transparente, muy respetuoso con las personas homosexuales y también, muy valiente con las verdades de la Iglesia. 

Conesa ha decido apartar (muy distinto de expulsar o despedir) a Carme Mascaró, catequista de niños del Centro Sant Miquel en Ciudadela, no por ser lesbiana, sino por "incoherencia, ya que contraer matrimonio civil con una persona del mismo sexo supone públicamente no aceptar la enseñanza de la Iglesia sobre el matrimonio, lo que, a nuestro juicio, aconseja que deje de enseñar la fe cristiana a los más jóvenes. Así se le ha hecho saber, primero a través de los responsables de centro y luego personalmente", dice el comunicado. 

Desde el obispado valoran "muy positivamente la labor que Carmen Mascaró realiza tanto en el Centro de San Miguel como Cáritas Diocesana, en la que está contratada como técnico. Respetamos, aunque no compartimos, su decisión de contraer matrimonio civil con otra persona del mismo sexo", afirma la diócesis. 

Pero "ser catequista es una misión que la Iglesia encomienda a determinadas personas para que, en su nombre, enseñen la fe que ella profesa. No existe un derecho previo a ser catequista. Corresponde a la Iglesia valorar las cualidades que debe tener un catequista antes de confiarle o retirarle esta misión, sin que ello suponga discriminación ni exclusión". 

Además, se le ha hecho saber a esta catequista que "quisiéramos seguir contando con ella en las múltiples tareas que se desarrollan en el Centro Catequístico (teatro, corazón, tiempo libre, etc.) y con todo aquello que no suponga enseñar la fe cristiana en nombre de la Iglesia", explican desde el obispado. 

Pienso que Carme Mascaró no se debe sentir ni ofendida, ni discriminada. La coherencia significa actitud lógica y consecuente con los principios que se profesan. 

Y si con estas decisiones, los católicos nos quedamos solos, pues una pena. A Cristo también le crucificaron por decir: "Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida". Le tacharon de fanático y le mataron.

Zenón de Elea. 

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?