Zoom

Un nuevo #MeToo contra los abusos sexuales en la familia

El Papa Francisco recibe a unos niños en audiencia.
photo_camera El Papa Francisco recibe a unos niños en audiencia.

Leo en El Correo la siguiente noticia: "Un nuevo #MeToo contra los abusos sexuales en la familia sacude las redes sociales". Ha nacido en Francia y, como sucedió hace tres años con el #MeToo de las actrices norteamericanas, en poco tiempo ha desatado una ola de denuncias en Twitter e Instagram, tanto de mujeres como de hombres. 

Lo traigo a colación debido a las últimas noticias de congregaciones religiosas que están haciendo estudios en profundidad sobre los abusos a menores por parte de clérigos. La Iglesia católica está realizando una profunda reparación y purificación en este asunto, acompañando a las víctimas. Una vergüenza para la Iglesia Católica que tardará años en limpiar. 

Sin embargo, en España, medio millón de niños y niñas sufren abusos sexuales, pero solo se conocen el 5% de los casos. El 85% de estas situaciones se dan en el ámbito familiar. Y de esto, se habla poco en los medios. Se habla más de la pederastia en el seno de la Iglesia. 

No estoy excusando. Simplemente, estoy dando a conocer unos hechos que parece se esconden. Por eso, iniciativas como la que ha surgido en Francia, en las que miles de víctimas están contando sus terribles experiencias que han silenciado durante años y que han arruinado sus vidas cuando fueron violados por padres, hermanos, abuelos... me parece de una valentía inaudita.

Ya me gustaría a mí que ciertos periódicos realizaran una campaña igual o mayor que están haciendo contra la Iglesia católica y descubrieran a los abusadores familiares. 

El Correo reitera: el 85% de los casos de abusos se producen dentro del ámbito intrafamiliar o lo que es lo mismo, seis de cada 10 agresores son conocidos por el menor. 

La duración media de estos abusos son cuatro años, según un informe de Save The Children de 2017. El abusador, en la mayoría de los casos (86.6%), es un hombre: un padre, un tío, un hermano, un abuelo, un profesor y también un catequista. El mismo análisis revela que en España sólo un 15% de los casos de abuso sexual en la infancia son denunciados, aunque el 70% de las víctimas ha asegurado que se lo contó a alguien y, en la mayoría de casos, nunca se hizo nada.

Se necesita un nuevo Spotlight para descubrir y destapar la violencia sexual que se produce dentro de los hogares y que los abusadores no queden impunes. Al igual que lo está haciendo la Iglesia Católica. 

Zenón de Elea 

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?