Zoom

Para el cardenal Müller el posthumanismo es el gran desafío de la Iglesia

El Cardenal Gerhard Ludwig Müller en el Casino de Madrid.
photo_camera El Cardenal Gerhard Ludwig Müller en el Casino de Madrid.

El Cardenal Gerhard Ludwig Müller está estos días por Madrid. El Prefecto emérito de la Congregación para la Doctrina de la Fe conmemoró ayer con la sociedad civil el 40º aniversario de la visita de San Juan Pablo II a España en 1982, acto organizado por el Instituto "Karol Wojtyla-S. Juan Pablo II". Pronunció la conferencia "Juan Pablo II y la Nueva Evangelización. Fuente de renovación moral y espiritual".  

Mañana jueves 27 de octubre estará en el Congreso que organiza el CEU con motivo del 95 cumpleaños de Joseph Ratzinger-Benedicto XVI. Hablará sobre "La Iglesia y la unidad en la fe". 

En la conferencia de ayer ofrecida en el Casino de Madrid (se puede ver íntegra aquí) dejó algunos mensajes claros.

El primero, que no se puede entender ni concebir la historia e influencia de la iglesia universal sin España. Realizó un recorrido histórico de todos los logros de los distintos santos y reyes españoles por preservar la cristiandad en Europa. 

En segundo lugar, se preguntó y preguntó a los presentes qué papel juega la Iglesia en una sociedad democrática y pluralista como la actual. La Iglesia debe seguir siendo una respuesta al significado del ser humano y su relación con Dios, que va mucho más allá de una organización religiosa y social." Todo se puede resolver a la luz de Cristo. Ese es el sentido de la nueva evangelización", dijo. 

En tercer lugar, y como participaba en el 40º aniversario del primer viaje apostólico de San Juan Pablo II, remarcó que el papa Wojtyla, en contraté con las ideologías modernas y el comunismo, se fijó en las personas concretas con sus alegrías y sufrimientos.

Otro de sus mensajes que lanzó con fuerza es la responsabilidad de España, tierra de santos y tierra que, como decíamos antes, ha luchado tanto para defender la cristiandad, con sus aciertos y desaciertos. "España tiene ahora que volver a ser un lugar para luchar contra el ateísmo del post y transhumanismo", señaló para insistir que "no hay que tener miedo a los poderes de este mundo y no debemos retroceder ante las críticas". 

Porque para Müller, el posthumanismo es el gran desafío de la Iglesia en las próximas décadas y esta ideología significaría el fin de la humanidad. Y esta idea la repite sin cesar allí donde va. 

A principios de octubre fue el invitado de honor en el XIV Congreso Mundial de las Familias celebrado en la Ciudad de México. Su conferencia se tituló ‘El hombre hecho a imagen y semejanza de Dios. Un manifiesto contra el nihilismo antropológico”, y se refirió a algunos filósofos que se empeñan en anunciar la muerte de Dios y proclamar al superhombre, entre ellos, recientemente el historiador Yuval Noah Harari, quien con su libro ‘Homo Deus’, se ha convertido en “el gurú del llamado trans- y posthumanismo”.

El teólogo alemán aseguró que como historiador, “el propio Harari debería saber lo rápido que la visión de un ‘superhombre’ divino puede convertirse en un inhumano diabólico.  Así mismo, definió teológicamente el llamado nihilismo antropológico: “si el hombre deja de ser una criatura a imagen y semejanza del Dios trino, se hunde en las profundidades del nihilismo antropológico, que significa el orgullo de la criatura que quiere llegar a ser como Dios y quiere establecer la diferencia entre el bien y el mal, lo verdadero y lo falso por sí misma.

Siempre es enriquecedor escuchar las palabras de este grande de la Iglesia. 

Zenón de Elea. 

El cardenal Müller en el acto organizado por el Instituto "Karol Wojtyla-S. Juan Pablo II".
El cardenal Müller en el acto organizado por el Instituto "Karol Wojtyla-S. Juan Pablo II".

 

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable