Zoom

Le llaman el Robin Hood del Vaticano

El cardenal Konrad Krajewski, junto a algunos de los vecinos del edificio ocupado al restituyó la luz el sábado.
photo_cameraEl cardenal Konrad Krajewski, junto a algunos de los vecinos del edificio ocupado al restituyó la luz el sábado.

Es una alegría recibir noticias buenas de la Iglesia Católica, de esas que todo el mundo alaba y recogen un buen número de medios de comunicación. La buena noticia tiene un rostro: se trata del cardenal polaco Konrad Krajewski, de 55 años y es el limosnero apostólico del Papa Francisco. 

Y por su gesto, le llaman el Robin Hood del Vaticano. Un grupo de 400 personas de migrantes de los campos de refugiados de la isla griega de Lesbos, incluido niños, llevan ocupando un palacio romano en condiciones lamentables. Son personas que no tiene a dónde ir y que luchan por sobrevivir. Como informa el Vaticano, desde hace días el edificio estaba sin electricidad ni agua caliente. Tales servicios habían sido suspendidos por la compañía de energía porque estos migrantes no pagaban. 

Pues bien, el cardenal sintió el deber de realizar un gesto humanitario y desesperado y, saltándose la ley, ha roto el precinto de la compañía eléctrica, reactivando así personalmente el suministro eléctrico del edificio.  Antes de ser sacerdote,  el P. Krajewski fue electricista. 

En una entrevista concedida al periódico Corriere della Sera, el cardenal informó que conocía desde hacía tiempo las grandes dificultades de la gente que vive en ese edificio. "Desde el Vaticano -dijo- enviábamos la ambulancia, los médicos, la comida. Estamos hablando de vidas humanas".

El Limosnero Apostólico reiteró finalmente que asume toda la responsabilidad y que si le llega un multa, la pagará. 

Al diario El País le ha gustado esta historia y la ha publicado. Gracias a Dios que sus páginas también transmiten noticias positivas de la Iglesia Católica. Aunque hay quien dirá que es un cura que ayuda a los okupas. No, no lo son. Son migrantes que han huido de condiciones lamentables en su país. 

Este gesto ha desatado los ataques del ministro del Interior Matteo Salvini porque la factura de luz ronda los 300.000 euros. Salvini le ha pedido al cura polaco que asuma esta factura. Un gesto humanitario del cardenal Krajewski que le honra y veremos a ver en lo que acaba.  

Zenón de Elea. 

 
Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes