Zoom

Una extensa entrevista de Munilla en el Confidencial Digital

José Ignacio Munilla.
photo_camera José Ignacio Munilla.

Nuestro compañero Álvaro Sánchez León ha realizado una larga y extensa entrevista al obispo de San Sebastian, José Ignacio Munilla. La pueden leer íntegra aquí. 

Yo me he quedado con algunas ideas que tienen su miga. En primer lugar que, a pesar de ser un obispo amigo de los medios de comunicación y de las redes sociales, se guarda muy mucho de los periodistas: “Es que después se dice lo que no he dicho, porque hay gente que me tiene ganas, y esos errores los paga la diócesis", afirma en la entrevista. 

Le pregunta Álvaro si la sociedad conectará más con Dios después de la pandemia: "Durante la pandemia, algunos se han alejado de la práctica religiosa al desordenarse sus hábitos de vida. Otros, sin embargo, han tenido una experiencia de Dios como nunca había acontecido en sus vidas”, responde el obispo. 

Munilla, que es un obispo prudente pero sin pelos en la lengua, también opina sobre la clase política en este tiempo de pandemia y dice: "Alucino con cómo se está aprovechando la pandemia para introducir una agenda ideológica de forma exprés, con nocturnidad, confinamiento y bajo anestesia colectiva… Y lo más grave es que esté ocurriendo con muy poca resistencia moral, mientras nos entretienen con un debate sobre la hora del toque de queda".

Y a la pregunta de las últimas leyes como la eutanasia y la ley Celaá responde: "Caminamos hacia una estadolatría, hacia una intromisión del Estado en la vida de la familia cada vez mayor, pasando por encima del principio de subsidiariedad". 

Otra respuesta que no tiene desperdicio: Los católicos "deben reaccionar sin complejos, rechazando los falsos estereotipos ideológicos que nos pretenden encasillar en ‘izquierdistas preocupados por la justicia social’, o ‘derechistas preocupados por la causa de la familia y la vida’. La encíclica Fratelli Tutti presenta una cosmovisión que conjuga todos los valores éticos de forma íntegra, y no de manera sesgada o interesada… O los católicos nos adherimos a la integridad de nuestra doctrina social, o la seleccionamos de forma manipuladora".

Munilla habla también del clero vasco, de que hoy en día han desaparecidos aquellos que mezclaban fe con ideología, de los que justificaban a ETA (algún caso aislado sigue habiendo), de la comunicación en la Iglesia ("el buen comunicador no es el que busca la empatía a cualquier precio, sino el que consigue que la verdad resulte apasionante”)...

Y la última respuesta, como buen pastor, llena de esperanza, incluso me atrevería a asegurar que también a los no católicos: 

Qué le deparan los planes de Dios a partir de ahora?

Hay un refrán mejicano que dice: “Si quieres hacerle reír a Dios, cuéntale tus planes”… No tengo ni la más remota idea de lo que la providencia pueda depararme. Pero sí puedo decirte que, por la gracia de Dios, he aprendido de nuestro patrono San Ignacio a vivir lo que él describió como la “santa indiferencia”. Es decir, ¡qué sea lo que Dios quiera! Confío en Él. He firmado un cheque en blanco diciéndole a Dios que lo rellene como quiera, sin que la preocupación del futuro me impida vivir el presente con pasión". 

Zenón de Elea. 

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable