Zoom

Juan Cotino y el viaje del Papa a Valencia

Juan Cotino.
photo_cameraJuan Cotino.

Ayer falleció Juan Cotino por coronavirus, a los 70 años de edad, tras una larga carrera política, como concejal del PP en el Ayuntamiento de Valencia, Director General de la Policía, conseller de Agricultura, vicepresidente del Gobierno valenciano y presidente de las Cortes Valencianas.

Contrajo la enfermedad en Madrid, en los días que estuvo para declarar como acusado en el juicio que se incoó en la Audiencia Nacional. A su regreso tenía una fiebre alta y, desde el 17 de marzo, ha estado en el hospital de Manises (Valencia).

Resulta curioso que Juan Cotino, conocido a lo largo de su vida por su implicación en iniciativas de la Iglesia y católico practicante, estaba acusado en ese juicio porque se le reconocía un papel muy importante en los preparativos del viaje del Papa Benedicto XVI a Valencia, que se celebró en julio de 2006.


No se le acusaba de quedarse con nada de dinero, a diferencia de otros acusados, y los contratos entre Canal 9 y la Fundación del Encuentro Mundial de las Familias fueron firmados por quienes ostentaban los cargos correspondientes, no por Juan Cotino, que era entonces conseller de Agricultura.

En el juicio celebrado en la Audiencia Nacional, el entonces director general de Canal 9, Pedro García, dijo expresamente que “Cotino no tenía ninguna ascendencia sobre mí”, por lo que los contratos firmados son responsabilidad de los que los firmaron. Todos reconocen que Juan Cotino arrimó el hombro todo lo que pudo en los preparativos del viaje del Papa, se “volcó”. En esto hay unanimidad.

Cotino reiteró en el juicio que él fue un “voluntario”, que colaboró en los preparativos. Muchos que le conocieron lo corroboran: sacaba tiempo para colaborar de modo altruista, tenía experiencia de su implicación del viaje de Juan Pablo II a Valencia en 1982. Además, era sereno, con capacidad de organización y de buen humor.

El presidente de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps, encargaba a Juan Cotino lo que tuviera relación con el Arzobispado o asuntos varios de relación con la Iglesia.

Las acusaciones contra Juan Cotino, por las que tuvo que ir a declarar a la Audiencia Nacional y se contagió del coronavirus, insistían en el papel relevante de Cotino en los preparativos del viaje del Papa. Basta leerse el auto del juez.

Las declaraciones de Pedro García refuerzan la idea de que Juan Cotino fue un voluntario que se volcó en esa tarea. Ha fallecido y queda en la opinión pública la sombra de la acusación. ¿Y si realmente fue un voluntario? El daño ya se le ha hecho, pero Juan Cotino era de firmes convicciones cristianas, y sólo le importaba el juicio de Dios.

Zenón de Elea. 

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?