Zoom

Erre que erre: de nuevo contra la educación diferenciada

Ricardo Enríquez.
photo_camera Ricardo Enríquez.

Personalmente, no tengo un criterio claro si la educación diferencia es mejor o peor que los colegios mixtos. Cada cual tiene sus bondades. En lo que sí creo es en la libertad y en el derecho de los padres a elegir la educación que quieren para sus hijos. 

La libertad no es un concepto de la izquierda, ni de la derecha, ni se fundamenta en lo que quiera la izquierda, ni en lo que le plazca subvencionar a la izquierda, ni en lo que pide la derecha. No es de recibo eslóganes de la izquierda diciendo quien quiera un colegio privado que se lo pague, porque precisamente lo pagan: de sus impuestos. 

Y con los impuestos de los ciudadanos se sufraga el derecho universal a la educación, que debe ser gratuita, pero no laicista, ni religiosa, ni mixta, ni diferenciada. Si en la época en la que vivimos la palabra diversidad se ha puesto de moda, por favor, dejemos también que la educación sea diversa y que cada cuál elija. 

La educación diferenciada (y no segregada como malamente acusan algunos a este tipo de colegios) no es algo concreto de unos determinados centros en España. En otros países de la Unión Europea como son Alemania, Francia, Inglaterra y Holanda los centros que optan por la educación diferenciada van en aumento, al igual que en Canadá, Australia y Estados Unidos en donde en el año 2006 el Departamento de Educación legalizó las escuelas públicas diferenciadas y en doce años su número ha pasado de tres a 366. 

En España hay unos 150 colegios de educación diferenciada y es el único país de la Unión Europea en el que ni se considera este sistema de agrupamiento de alumnos como una posible solución al fracaso escolar y a la mejora de la convivencia. En cambio, en muchos otros países sí que se lo plantean. 

Obviamente, cuando los colegios de educación diferenciada que obtienen el concierto educativo, se les retira este concierto de un día para otro, estos centros se defienden, argumentando entre otras razones que no es un capricho de estos colegios sino que es un sistema pedagógico implantado en muchos países. 

Pues erre que erre. La educación en España tiene que ser como impone algunos grupos políticos de izquierdas. 

Al respecto, vamos a ver si prospera el borrador que tiene sobre la mesa el Tribunal Constitucional a propuesta de Vox. Así, el magistrado Ricardo Enríquez ha redactado una ponencia de sentencia que podría suspender el apartado de la nueva ley de educación que impedía la financiación pública de los colegios de educación diferenciada. Enríquez argumenta que el principio de libertad de educación y el criterio de los padres están por encima de los planes del Gobierno en el diseño de aquellos modelos educativos susceptibles de ser subvencionados. 

Viva la libertad siempre que se ajuste a los principios constitucionales y a los derechos humanos. 

Zenón de Elea

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?