Zoom

El Comité de Bioética de España reclama la asistencia espiritual a los pacientes con COVID-19

Capellán de hospital.
photo_cameraCapellán de hospital.

El Comité de Bioética de España, órgano colegiado e independiente que asesora al Ministerio de Sanidad sobre materias relacionadas con las implicaciones éticas y sociales, ha emitido recientemente un comunicado sobre "el derecho y el deber de facilitar el acompañamiento y la asistencia espiritual a los pacientes con COVID-19 al final de sus vidas y en situaciones de especial vulnerabilidad".  

Se trata de una declaración basada en un derecho inalienable al ser humano, el derecho a la libertad religiosa, pero este pronunciamiento cobra especial relevancia en estos momento que la pandemia se ha llevado la vida de más de 21.000 españoles.  

El órgano consultivo en materia de bioética pone de manifiesto la "desconexión" de los pacientes con sus seres queridos y el aislamiento de las personas contagiadas "lo cual supone añadir a la enfermedad un factor de desconcierto y desgarro familiar del que no teníamos experiencia". "El sufrimiento se hace especialmente lacerante cuando un paciente entra en la fase final de su vida con esta privación afectiva", indica la Junta Directiva. 

Esta es una de las razones por las que este organismo se ha pronunciado en esta línea para mejorar el acompañamiento a estas personas porque "miles de pacientes han fallecido sin sentir el afecto y la cercanía de sus seres queridos, así como sin contar con apoyo espiritual o religioso conforme a sus convicciones y creencias". 

Y aunque el confinamiento es una medida indiscutible para evitar el contagio, lo cierto es que este Comité se pregunta si no se podría "reflexionar sobre el modo de facilitar un entorno más compasivo en el morir de estos pacientes, lo cual forma parte de la auténtica calidad asistencial". 

Además de la asistencia espiritual, este organismo consultivo aconseja al Ministerio de Sanidad que más allá del "esfuerzo que los profesionales sanitarios ya están haciendo para paliar esta carencia afectiva, se debe estudiar el modo de permitir el acceso de, al menos, un familiar, sobre todo,en los momentos de la despedida". 

Esto ya se ha puesto en marcha en algunas comunidades autónomas, hospitales y residencias de mayores como así lo hace constar este Comité.

Una vez pasado el primer impacto organizativo que provocó una crisis sanitaria y "tras comprobar ciertas carencias de tipo relacional, urge afrontar el desafío que supone la asistencia en situaciones especiales, como la de los menores de edad y/o personas con discapacidad, y la atención a la agonía de los pacientes en los  momentos finales de su vida con la mayor calidad asistencial y humana que sea posible, de acuerdo con la filosofía de los cuidados paliativos, que incluyen criterios de atención psicoemocional, espiritual, religioso y de acompañamiento familiar, pues todos ellos contribuirán a evitar duelos patológicos y al agravamiento de las situaciones de vulnerabilidad", concluye el comunicado. 

Al principio de la pandemia, el Comité de Bioética de España hizo público un documento de reflexión sobre cuestiones éticas relacionadas con la COVID-19, en particular, sobre el riesgo de discriminación por edad, discapacidad o deterioro cognitivo.

Ahora, este último documento pone de manifiesto que la asistencia espiritual y religiosa es algo muy demando en nuestra sociedad, y hay que agradecer que este Comité se haya pronunciado con especial inquietud para recordar este derecho constitucional de toda persona. 

Zenón de Elea. 

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?