Zoom

Centenares de mensajes de afecto al cardenal Sarah tras su dimisión como Prefecto

El cardenal Sarah con la Hermandad de la Macarena.
photo_camera El cardenal Sarah con la Hermandad de la Macarena.

El pasado sábado 20 de febrero, el Papa Francisco aceptó la renuncia del cardenal Robert Sarah, de 75 años, como prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos. 

Así lo anunciaba en sus redes sociales: "Hoy el Papa ha aceptado la renuncia a mi cargo de Prefecto de la Congregación para el Culto Divino después de mi septuagésimo quinto cumpleaños. Estoy en las manos de Dios. La única roca es Cristo. Nos veremos muy pronto en Roma y en otros lugares". 

Tras su renuncia, los mensajes de apoyo y de cariño han sido muy numerosos. Desde el arzobispo emérito de Hong Kong, el cardenal Joseph Zen, que le da las gracias hasta el antiguo obispo de Ciudad Rodrigo, Raúl Berzosa que dice: "Gracias por todo Cardenal Sarah, es usted un ejemplo a seguir de humildad". 

El sacerdote español Jaume González, Presidente de la Asociación Española de Profesores de Liturgia, se despide de Sarah de esta forma: "Mil gracias Eminencia por su precioso servicio que solo el Señor puede recompensar adecuadamente. En mi nombre y en el de la Asociación Española de Profesores de Liturgia. Unidos en el mismo amor de Cristo". 

Incluso el perfil de la Hermandad de la Macarena se despide de él: "Este sábado el pontífice ha aceptado la renuncia al cargo de prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos presentada por nuestro querido hermano el cardenal Robert Sarah. Que María Santísima de la Esperanza custodie siempre su corazón y su persona para que siga iluminándonos con sus palabras y con sus silencios". 

"Les agradezco con emoción los miles de mensajes que me llegaron ayer de todo el mundo. Ahora es mi retiro de Cuaresma. Los invito a la oración en el gran silencio de Dios. Seamos fieles a Cristo, siguiéndole en el camino de la Cruz", respondía el cardenal Sarah. 

En los últimos años, se le ha acusado al cardenal de oponerse al Papa Francisco, algo que él ha negado hasta la saciedad declarando en más de una ocasión que su "obediencia filial al papa Francisco es absoluta". 

Quizás, su defensa de la doctrina católica, en una época comunicativa de la Iglesia que se prima más los mensajes a favor del pobre, del inmigrante y del débil (por su puesto) y no se insisten tanto en otros temas como la defensa del no nacido o la antropología cristiana sobre el hombre y la mujer, las palabras del cardenal guineano no se han entendido en su contexto en muchas ocasiones. Lo cual no quiere decir en absoluto que haya propiciado un batalla contra el Papa Francisco. Ni mucho menos. 

El Vaticano le despide calificándole como un "ardiente defensor del carácter sagrado de la liturgia y (...) de la familia y la vida. Gracias Monseñor por su servicio a la Iglesia y su valiente fidelidad". 

Gracias por su fidelidad, cardenal. 

Zenón de Elea. 

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes