Zoom

A Celaá le perseguirá su “muy mala ley”

Alfonso Aguiló (a la derecha) con Pilar Alegría, en la toma de posesión de su cargo como nueva ministra.
photo_camera Alfonso Aguiló (a la derecha) con Pilar Alegría, en la toma de posesión de su cargo como nueva ministra.

No me llama demasiado la atención que los portavoces de la Educación Concertada se hayan despedido de Isabel Celaá con educación y cortesía, y hayan dado la bienvenida a la nueva titular Pilar Alegría.

En sus diferentes tweets y entrevistas, podrían haber arremetido contra Celaá por su polémica LOMLOE, la única LEY de la historia que no contó con las comparecencias de la comunidad educativa durante su tramitación. Pero no lo han hecho. 

Excepto Jesús Muñoz Priego, portavoz Nacional de la plataforma Más Plurales, que ha sido más contundente. Él no se ha callado: "No cabe engañarnos por la ausencia. Celaá no fue una buena ministra y su legado es una muy mala ley, sin ningún consenso ni diálogo, que al adquirir su nombre, la perseguirá mientras siga vigente, ojalá sea poco tiempo", dice en un tweet. 

Priego es tajante: "Diálogo, diálogo y diálogo… el mismo que le faltó a Celaá durante todo su mandato. Escuela y familias católicas piden diálogo a la nueva ministra de Educación". 

Más comedido ha sido Alfonso Aguiló, presidente de la Confederación Española de Centros de Enseñanza. En una entrevista a la COPE, ha valorado con interés el cambio fundamentalmente porque el ministerio, con Celaá,  tenía "falta de voluntad de consenso y de negociación". Aguiló recuerda que hay muchas normas de desarrollo que están pendientes y esperan que este cambio de cartera, produzca algún "cambio", sobre todo en el diálogo. 

Por su parte, Escuelas Católicas, Cofapa y Concapa esperan que Alegría confíe en la familias, no les deje aparte y permita a los padres elegir la educación que quieren para sus hijos. Porque no todas las familias se pueden permitir el colegio privado al que lleva la nueva titular de Educación a su hijo, uno de los centros más caros de Zaragoza, el colegio privado Licée français Molière. 

Y es que muchas familias también tienen el mismo derecho que ella a elegir centro, pero no cuentan con el dinero suficiente. Es el Estado quien tiene que ayudar a los padres con menos posibilidades, en aras de la igualdad y el derecho universal a la educación. 

Yo la verdad, estaré muy pesimista, pero con este gobierno social-comunista, no espero mucho cambio. 

Zenón de Elea. 

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?