Zoom

Campaña interesada en enfrentar al Papa contra obispos venezolanos

El jesuita José Virtuoso.
photo_cameraEl jesuita José Virtuoso.

Hace unos días, estuvo en Madrid el jesuita José Virtuoso, rector de la Universidad Católica Andrés Bello de Venezuela (UCAB). Ha sido invitado por  Universidad Pontificia Comillas. Virtuoso es un firme defensor de un cambio político en el país, al igual que la iglesia venezolana. 

No tuvo reparos en calificar a Nicolás Maduro de “tirano" y de “atornillarse al poder”.

El jesuita también habló de la posición del papa Francisco frente al conflicto, que muchos no han entendido, incluso han criticado, que no se haya posicionado de una manera más directa contra Maduro. Sin embargo, Francisco ha apoyado en todo momento a los obispos venezolanos y ha denunciado la situación de precariedad del país y ha abogado por el diálogo.  

Para José Virtuoso “hay una campaña interesada en presentar enfrentamientos entre el Papa y la Conferencia Episcopal de Venezuela” y afirmó con rotundidad que "Francisco está profundamente comprometido con la situación en Venezuela y con los obispos”. 

Recientemente, el Santo Padre ha respondido a los obispos venezolanos en una carta a un informe elaborado por ellos sobre la situación venezolana. “El Papa nos ha dicho que sigamos adelante, que la Iglesia no desfallezca, que la voz de los obispos es la voz del Papa, y que todo lo que se haga contra la Iglesia se hace no sólo contra la Iglesia local sino en todo el mundo. Por eso también la oración va por el Papa, para que nos siga ayudando con su oración, y con las diligencias que sabemos que está haciendo”, recoge Zenit.

Esta es la respuesta del Santo Padre a un informe elaborado por los obispos en el que contaban todo lo sucedido la semana pasada en Venezuela, tras la declaración de la “operación libertad” por parte del presidente Guaidó.

El papel que ha mantenido el Vaticano ha sido, para expertos vaticanistas, de una diplomacia exquisita. Intentó mediar con Maduro cuando él lo pidió, en octubre de 2016, a pesar de que esa mediación pontificia no surtió efecto porque el mandatario venezolano no se movió ni un ápice de sus pretensiones.

Las condiciones que estableció la Santa Sede para un diálogo fueron las mismas que pide la Iglesia y el pueblo venezolano: liberación de presos políticos, restablecimiento de la Asamblea Nacional, acceso abierto a la ayuda humanitaria y elecciones políticas libres.

Y  el Vaticano también recibió el pasado mes de febrero a una delegación de Juan Guaidó a la que pidió que se evitará derramamiento de sangre. 

En definitiva, el Papa Francisco ha demostrado que está muy lejos de apoyar el régimen chavista. 

Zenón de Elea. 

 
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?