Zoom

El arzobispo viajero recorre la pobreza del Caribe

Hay otro Caribe que no tiene nada que ver con el lujo y el descanso de los hoteles de cinco estrellas. Es el Caribe que ha visitado el arzobispo de Oviedo, monseñor Jesús Sanz, en un viaje que le ha llevado a Haití, Santo Domingo, México y El Salvador para acompañar al Padre Ángel, asturiano, fundador de Mensajeros de la Paz, en el cincuenta aniversario de su nacimiento.

En los últimos viajes que ha hecho monseñor Jesús Sanz -el que hizo a Benín y la peregrinación a Tierra Santa- se sumó a la era de las nuevas tecnologías para ir contando sus experiencias casi día a día en un blog viajero. Esta vez no ha tenido tiempo para hacerlo porque el ritmo del programa era demasiado fuerte. De hecho, algunos periodistas que han acompañado al grupo aseguraban que era sorprendente que el Padre Ángel se mantuviese siempre con tan buena cara a pesar del cansancio que los demás tenían acumulado.

Pero aunque no ha podido hacer un blog, monseñor Sanz sí ha mandado algunas impresiones y algunas fotografías. Sus palabras reflejan al tiempo la impresión por la pobreza y la esperanza en el hombre. Así lo describía en una de sus cartas a la diócesis: "Niños, muchos niños, algunos jóvenes, adultos de todas las edades, y también un grupo no pequeño de ancianos que son recogidos en el centro de día para distintas actividades religiosas, educativas, recreativas, en definitiva integralmente humanizadoras. Con aquellos ancianos tuve la ocasión de hablar y les dije lo que a los niños pero desde otra perspectiva: la historia de amor que Dios escribió para ellos cuando les llamó a la vida, ha tenido tantos momentos. Habrá párrafos preciosos, y habrá también algunos renglones torcidos. Pero los borrones de la vida, la pérdida o confusión del argumento, las trampas, las caídas, no tienen nunca la última palabra cuando es Dios quien sale al encuentro y es capaz con ellos de volver a empezar. La mirada hacia atrás no debe ser de tristeza resentida, sino de gratitud y confianza cuando con ese divino Escribano que es el Señor se puede reconducir con esperanza la vieja historia para la que cada cual nació".

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes