Zoom

Apostasía y el “escándalo” del P. James Martín

James Martín, sacerdote jesuita.
photo_cameraJames Martín, sacerdote jesuita.

Pregunto a mis fuentes próximas al Vaticano si la Iglesia Católica se encuentra a las puertas de un cisma.  Algunos expertos y clérigos con los que hablo me aseguran que  nunca se había producido un ataque de este calibre y desde el interior de la Iglesia contra un Papa, al menos en los últimos tres siglos.   

Mis fuentes cercanas al Vaticano me responden que “más que un cisma, les preocupa más la apostasía, es decir, el hecho de que en muchos sectores se están abandonando puntos importantes de la doctrina católica: indisolubilidad del matrimonio, confesión de Cristo como único salvador, relación entre la Eucaristía y la pertenencia a la Iglesia católica, doctrina sobre la homosexualidad… No son solo teorías, sino prácticas que están entrando en la Iglesia sin que se haga nada para impedirles. Un cisma es terrible, que la Iglesia se divida, pero peor aún es que la Iglesia se divida de Cristo.  Claro que tenemos la esperanza firme de que Cristo no nos abandona. La fe toma ahora la forma de la paciencia”.

Preocupante.

Yo insisto en obtener respuestas a la crisis que se ha desatado a raíz del documento escrito por el ex nuncio de Estados Unidos, Carlo María Viganò que pide la dimisión del Papa.

En este sentido, cada vez son más voces dentro de la Iglesia que piden, dado el clima de ocultamiento que se dio con los abusos en USA, que el Vaticano responda y, si es necesario pedir perdón, se haga. Al parecer, los asesores de Francisco están preparando una respuesta.

Otro asunto que está causando cierto estupor entre los católicos. Son bastantes los que piensan que la predicación del P. James Martin sobre la homosexualidad es un escándalo, y que e lugar de favorecer el arrepentimiento o el acogimiento de personas homosexuales, está beneficiando una ideología que es incompatible con la revelación cristiana, que trata de legitimar un modo de vivir de la sexualidad y que daña a la persona.

“Sobre James Martin, me parece un escándalo lo que dice y cómo lo dice, aunque él lo presente como cuestiones pastorales y de caridad que no tocan la doctrina”, me comentan.   

Sin duda, es un momento de asentarse en la fe, pues Cristo no abandona a su Iglesia; de profundizar en la verdad del Evangelio, que es la única que salva; y de mucha oración, centrados en lo esencial de nuestra misión cristiana.

Zenón de Elea.

Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo