Zoom

Alarma de la Casa de Caridad de Valencia ante la Navidad

Casa de la caridad de Valencia
photo_cameraCasa de la caridad de Valencia

La Casa de Caridad de Valencia es centenaria, y ha llamado la atención ante el incremento de solicitudes para dar de comer estas fiestas navideñas a un número de personas similar a los que tuvo que atender cuando estalló la grave crisis de hace 10 años.

En concreto, esta institución estima que durante la Navidad van a pasar por el comedor social cerca de 400 personas diarias, y afirman que han notado en los últimos meses un considerable aumento de todos sus servicios – comedor, alojamiento, escuelas infantiles, centro de día, etc. -, una cifra que les preocupa. Según sus estimaciones, a lo largo de las fiestas navideñas repartirán 9.000 raciones de comida. Entre enero y noviembre ha repartido más de 82.400 raciones de comida, un 10,5% más que en el mismo período de 2017, y 40.400 pernoctaciones, un 7,4% más que el año anterior.

Casa Caridad también repartirá juguetes entre los niños, así como meriendas y animaciones infantiles. Toda esta labor es posible gracias a muchos voluntarios, que han preparado un plan especial para acompañarles en estas fechas.

Casa Caridad, nombre con el que se conoce a la Asociación Valenciana de Caridad, es privada, independiente, sin ninguna connotación política o religiosa, y declarada de utilidad pública. En más de 100 años de existencia, no ha cerrado ni un solo día, prestando ayuda y cobijo a todos los que se han acercado.

Al igual que Casa Caridad de Valencia, hay otras instituciones que son un ejemplo en las fiestas navideñas, y también a lo largo del año, como es el caso de Cáritas. Salen adelante gracias a la ayuda de muchas personas.

Sin embargo, en Navidad sienten más la necesidad de ayudas de alimentos, dinero y tiempo. Son un auténtico “despertador” para la solidaridad de todos, porque en estos días de especial consumismo la mayoría de las personas podemos ayudarles económicamente, proporcionar comida o dedicar tiempo.

Al ver en estos días pasados las tiendas con el “Black Friday” – que ha durado toda una semana -, sustituido por el “Oferta Navidad”, y atentos al “Rebajas de enero”, es lógico gastar más dinero en compras y regalos, buscando el bienestar navideño de la familia.

Pero ante esos carteles también debemos pensar en quienes no pueden comprar nada en esas ofertas, porque carecen de lo necesario, y tal vez nosotros podemos prever un gasto en estas fechas para alguna de esas instituciones solidarias.

La motivación puede ser cristiana o humana, pero indudablemente la fe cristiana remueve y mueve a ayudar a las personas necesitadas, especialmente en Navidad.

Zenón de Elea. 

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?