Zoom

Santiago llora, se abraza a la cruz y los hermanos en la fe

"Al celebrar al Apóstol Santiago quiero unir mis sentimientos a los vuestros con el dolor y la consternación que nos ha producido el gravísimo accidente ferroviario. Rezamos por los fallecidos para que Dios los haya acogido en su bondadosa misericordia, estoy seguro que el Apóstol Santiago ha peregrinado con ellos hasta el Pórtico de la Gloria. Rezamos por los heridos para que se recuperen cuanto antes y compartimos el dolor de los familiares, pidiendo que el Seño les conceda el consuelo, la serenidad y la paz que en estos momentos de manera especial se necesitan.Quiero agradecer profundamente la solidaridad mostrada por nuestra gente que nos llena a todos de Esperanza.

Es un momento en el que os puedo deciros que no nos hemos encontrado solos, el Papa, el presidente de la Conferencia Episcopal, tantos y tantos otros obispos se han hecho presentes manifestándonos su cercanía con su oración y con esa preocupación por todos y cada uno de nosotros, de manera especial por los fallecidos y los heridos.

La Iglesia que peregrina en Santiago de Compostela se ha sentido muy cercana, en esta circunstancia, a esta trágica realidad pero también la Iglesia que peregrina en Galicia y la Iglesia que peregrina en España. ¡Que el Señor nos acompañe con su amor a lo largo de los días de nuestra vida!"

Esta habrá sido, posiblemente, una de las más amargas celebraciones de la Festividad del Apóstol Santiago. Pero al mismo tiempo, las palabras del arzobispo en la homilía que pronunciaba a pocas horas de la tragedia, mostraban esa grandeza que tiene la Iglesia. Unidos en la fe, en la esperanza y en la caridad, los cristianos se saben arropados por Dios que reserva para nosotros una vida plena en el otro mundo y, al tiempo, arropados por una Iglesia que ha acudido como gran familia a la llamada de auxilio de los hermanos que sufren. Y lo ha hecho en forma de la oración silenciosa que recorre el mundo desde el momento en que se conoció la tragedia.

Zenón de Elea

 
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?