Zoom

La República Centroafricana a punto de estallar y los misioneros al pie del cañón

Cuando llegan noticias de esos países que no son noticia, siempre llama la atención que algún misionero está sobre el terreno, dispuesto a quedarse con el pueblo por cuya evangelización está entregando su vida, cuando todos los demás se han marchado.

La semana pasada, el jesuita P. Jaime Moreno Resach, director nacional de JRS en la República Centroafricana, enviaba un mensaje para contar la situación porque, aunque algunos medios extranjeros le están dedicando su atención, en España casi no se conoce lo que está ocurriendo.

Contaba, entre otros datos, que "los rebeldes entraron en nuestra base, como en las de otras ONG y arramplaron con todo". También relataba la peligrosa proximidad de los grupos rebeldes a la capital, Bangui.

Relataba en su nota las dificultades que se está teniendo para evacuar al personal. Un primer avión consiguió evacuar al personal de Naciones Unidas y de las ONG desde la capital de la RCA hasta Yaoundé, capital de Camerún. Pero un segundo avión de Air France tuvo que ser desviado y el siguiente vuelo a París se canceló.

Todo esto lo contaba el Padre Moreno desde Bangui, al borde del concflicto. Él, como tantos sacerdotes, religiosos y religiosas y laicos comprometidos ven cómo las guerras, las crisis y las miserias azotan a poblaciones enteras y ellos se quedan para estar allí y que Cristo también lo esté. Un ejemplo de la entrega que nace siempre del amor a Dios.

Zenón de Elea

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes