Zoom

Plantean al Papa el celibato optativo

La viuda del obispo Jerónimo Podestá le envió al Papa Francisco el libro "Relatos de viajes. Caminos en la diáspora", que escribió para rescatar la lucha que emprendió junto su marido hace más de cuarenta años, para lograr que la Iglesia Católica acepte el celibato optativo. Según consignó el diario Página 12, de parte de su amiga, Clelia Luro, además de la copia para el Papa, los ocho integrantes del Consejo de Cardenales que lo asesoran recibirán el miércoles cada uno su ejemplar del texto de 229 páginas, impreso en hojas A4, que habla del nacimiento de la Federación Latinoamericana de Sacerdotes Casados.

Los "Caminos de la diáspora" que Clelia y Jerónimo comenzaron a recorrer los llevó a participar de los Encuentros Nacionales de Padres Casados, que se hicieron en Brasil, y que en julio de 1984 reunieron a unas 130 parejas, evento donde Celia puso en debate el concepto de "pareja sacerdotal". El documento que recibirán el Papa Francisco y sus ocho asesores recoge ese proceso y termina con un análisis cualicuantitativo sobre las interrupciones del ejercicio pastoral, elaborado en septiembre pasado sobre la base de datos oficiales de la Iglesia Católica.Ese documento, según informó el periodista Pablo Waisberg, lleva la firma del vicepresidente de la Federación Latinoamericana para la Renovación de los Ministerios, Guillermo Schefer, y sostiene que "el 40 por ciento interrumpe el ministerio sacerdotal o presbiteral, por lo que según esos cálculos se produjeron unas 2700 interrupciones en los últimos "cinco años".

La iglesia Católica propone varios caminos de vida para la santidad. No hay santidad sin entrega, sin abandono. Por eso, cada uno de estos itinerarios de santidad conlleva diferentes sacrificios. Nadie nos obliga a elegir uno u otro. Pero de nada sirve elegir una vocación si no se esta dispuesto a entregar lo que cada una exige.  No se trata de abrir las puertas a que los sacerdotes puedan casarse, lo conveniente seria entender que con la vocación seguimos un camino que nos lleva al cielo. Un camino abandonado a lo que Dios nos pide que no podemos abandonar o adaptar por flojera humana. Nadie ha sido santo sin lucha.

 

Zenón de Elea


Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable