Zoom

Oficiar misa con chaleco antibalas

El sacerdote mexicano Gregorio López, a cargo de una parroquia en Apatzingán, estado sureño de Michoacán, una de las ciudades más violentas de México, oficia misa provisto de un chaleco antibalas para protegerse de cualquier atentado. El insólito caso se dio a conocer mientras Michoacán es actualmente escenario de una militarización debido al ambiente de violencia y caos desatado en las últimas semanas al arreciar la pugna entre bandas de delincuentes y grupos de autodefensa que se expanden sin control. López comenzó a usar su traje blindado desde octubre último tras recibir varias amenazas de grupos criminales. El sacerdote señaló que la corrupción de autoridades permitió "al crimen controlar todo" y aseguró que "besaría los pies del presidente Enrique Peña" si logra capturar a las cabecillas de Los Caballeros Templarios, que mantienen asolada a Apatzingán, y toda la Zona Caliente de Michoacán.

El religioso dijo que la "descomposición social" del estado inició hace una década, cuando fueron expulsados Los Zetas de la región y se extinguió la famosa banda de Los Valencia. El cura calificó la situación como "grave e indignante" y lamentó que numerosas familias de la región vivan en constante temor y zozobra por la presencia de los grupos armados.



Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable