Zoom

Hasta Madrid Laica condena el ataque a la capilla de la Autónoma

Estado de la capilla de la Universidad Autónoma de Madrid tras el ataque.
photo_cameraEstado de la capilla de la Universidad Autónoma de Madrid tras el ataque.

El pasado 23 de junio, de madrugada, la capilla de la Universidad Autónoma de Madrid sufrió un nuevo ataque: un intento de incendiarla arrojando un objeto prendido por una de las ventanas. Además de una pintada en el exterior y la ventana rota, hay daños en las paredes, el suelo, una imagen de san José y una puerta. La Policía está investigando los hechos, según ha comunicado el arzobispado de Madrid.

Lo primero que ha hecho el arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, ha sido rezar por los responsables. Tras manifestar su “dolor” por este tipo de actos, que “quiebran la verdadera convivencia en sociedad”, el cardenal ha recordado el principio por el que se debe regir la universidad: “El lugar por excelencia de búsqueda de la verdad y confrontación racional de ideas; un lugar donde siempre se defienda la verdadera libertad, cuya expresión más auténtica se manifiesta en la libertad religiosa como subraya la Iglesia y se reconoce en los Derechos Humanos”.

Sin embargo, algunos en las redes sociales no entienden de derechos humanos ni de libertad religiosa, y ni siquiera condenan esta barbarie; es más, se han apresurado a reivindicar su manido tintineo. Por ejemplo, dice un tal Dance Ska: “Para mí, la noticia es que cojones hace una capilla en la Universidad Autónoma, si, sí, es una universidad pública”.

Ay, Dance Ska y compañía, que manía con apropiarse de lo público. Lo público somos todos; ateos, judíos, musulmanes y católicos. En lo público cabemos todos.

Hasta Madrid Laica ha condenado esta falta de civilización. En un comunicado, esta organización manifiesta “su condena por los hechos acaecidos” y explica: “Desde nuestro convencimiento y práctica democrática en favor de un Estado laico, no consideramos que estos hechos supongan avance en positivo hacia la laicidad del Estado”.

También indican que “la laicidad del Estado es un principio consustancial de convivencia democrática, donde el derecho a la libertad de conciencia como principio básico que defendemos tiene su correspondencia en el respeto y garantía de la libertad religiosa, como una de sus manifestaciones, en su culto, difusión y su simbología, de acuerdo con la ley en los lugares adecuados”.

Pues es de agradecer esta reprobación. Quizás Madrid Laica debería hacer un ejercicio de pedagogía e instruir en civismo a algunos de sus seguidores que no condenan el vandalismo y violencia, sea del tipo que sea.

Zenón de Elea. 


Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes