Zoom

Libertad soberana y moral autoservicio

Monseñor Philip Egan, obispo inglés de la diócesis de Portsmouth, ha escandalizado a su país al decir que el "matrimonio" gay del gobierno es el resultado inevitable de las revoluciones sexuales de los años sesenta. En el contexto de la moral y legal británico de los últimos años, el obispo reconoce que los católicos se sienten como extraterrestres con costumbres desconocidas y con un idioma diferente al del resto. Su forma de vivir es ya tan distinta a la de los demás que parece de otro mundo. Y aún así no quieren dejar de vivir así.

La revolución sexual de los sesenta buscó la libertad máxima, el quitarse las cadenas, el olvidar la moral por ser considerada una atadura. Como suele pasar, las aberraciones ocurren por un mal concepto de algo bueno. Decir que la moral es una atadura es no tener ni idea de lo que es la moral. Es como decir que los semáforos coartan la libertad porque no te permiten pasar cuando estan en rojo. Si la libertad absoluta es poder tener relaciones sexuales sin compromiso, eliminar de raíz las consecuencias y modificar la realidad al antojo del sujeto en cuestión... es probable que el concepto esté ligeramente deformado. Pero vamos, no hace falta irse muy lejos. Con solo ver la estabilidad corriente de las familias actuales se aprecian las consecuencias de la revolución sexual. Yo te quiero pero no me comprometo, me gustas pero solo para un rato, quiero placer pero no responsabilidades, sexo pero no amor. Así es imposible formar una familia. Las leyes que van contra el derecho natural tienen sus consecuencias y no siempre existe vuelta atrás.

Monseñor Egan propone como solución a estos cambios la intensificación en la formación de los católicos para poder adaptarse a las situaciones y poder ayudar a los que están más perdidos. Quizás eso es algo de lo que los católicos deberíamos examinarnos: nuestra formación en relación con nuestra vida. Como diría un sacerdote jesuita del siglo XX, si no vivimos como pensamos acabaremos pensando como vivimos.

Zenón de Elea

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?